sh_deporte_y_apuestas

Históricamente, el hombre ha tenido la tendencia de predecir hechos futuros de interés particular o colectivo. Al no ser esto posible, ha buscado mecanismos para sobreponer sus predicciones sobre las de otros; de esta forma nacieron las apuestas.  Estas han evolucionado de manera que hoy se puede apostar de todo, incluyendo resultados parciales y finales de actividades deportivas.

Por: Lic. Manuel Díaz Bultrón | Especialista en Derecho Deportivo

En el ámbito deportivo, las apuestas tienen mala reputación pues existe la posibilidad que se den resultados arreglados para beneficiar a inversionistas, que ganarán fuertes sumas.

El deporte no es una ciencia exacta, por lo cual no se puede saber con certeza, ni anticipadamente, cuál será el resultado de un encuentro; en este mundo abundan las sorpresas.

Lo malo

El problema de las apuestas en el deporte radica en la facilidad con la que atletas, dirigentes, árbitros u otras personas que intervienen directamente en la actividad deportiva, pueden ser persuadidos por medios económicos para que se dé un resultado determinado, beneficiando al apostador que sabía cuál sería el resultado del encuentro.

Frecuentemente, el incentivo de aquellos que faltan a la ética deportiva, está basado en que se dejen ganar, que bajen su rendimiento o no jueguen de modo usual. Es complicado pagar por obtener un resultado positivo pues es más fácil asegurarse una victoria pagando a quien tendrá obligación de perder.

Debido al riesgo de este tipo de apuesta, países como: Holanda, Francia y Alemania las permiten, pero prohíben el patrocinio de las casas de apuestas en eventos deportivos de sus países, y  mostrar el nombre o logotipo de la casa de apuestas en los uniformes de equipos nacionales y extranjeros que participen dentro de su territorio. Por lo cual, los equipos que tengan una casa de apuestas como patrocinador en su camiseta, no pueden mostrar el nombre de dicho patrocinador en estos países por ejemplo: El Real Madrid.

EWS

En 2006, por motivo de la copa mundial de futbol, la FIFA creó una empresa subsidiaria encargada de revisar las apuestas y de controlar el arreglo de partidos relacionados con el juego de azar en un proyecto piloto llamado “Early Warning System” (Sistema de advertencia temprana) o EWS.  El exitoso proyecto se estableció de manera permanente en julio de 2007; desde entonces es el organismo encargado de revisar e investigar el arreglo de partidos relacionados exclusivamente con las apuestas.

EWS ha logrado establecer acuerdos de cooperación con más de 400 casas de apuestas a nivel mundial para que reporten apuestas sospechosas e irregularidades. En el 2008, este proyecto salió del marco del fútbol cuando el COI (Comité Olímpico Internacional) le solicitó encargarse de monitorear apuestas irregulares para los Juegos Olímpicos de Beijín.  La función del  EWS consiste en revisar los partidos y sus respectivas apuestas, prestando especial atención a partidos menores, donde hay poco que perder, se buscan resultados inesperados o sorpresas y sus respectivas apuestas. De existir una cantidad de dinero inusual en juego, inicia una investigación sobre sospecha de fraude, que no necesariamente debe culminar como cierta.

Cuando hay alerta de que un determinado partido ha sido arreglado con antelación, la medida más efectiva es informar a los equipos y árbitros de que ese partido será observado con cautela porque existe esa alarma, con el objetivo de intimidar. Después del partido se investiga más a fondo.

Si se comprueba que el partido ha sido arreglado, “podría” jugarse nuevamente.  A quienes  participaron activamente del hecho, se les impondrá una sanción que puede llegar hasta la suspensión de por vida, más una sanción económica; dependerá de la gravedad de la falta. La sanción solo puede ser impuesta a los sujetos que forman parte del deporte, ya que en ocasiones hay personas ajenas al deporte involucradas, contra estas, los organismos deportivos no pueden hacer mucho.  Aunque si existe delito relacionado al hecho, la justicia ordinaria será la encargada de juzgarlo.

Lo bueno

Al juzgar el beneficio de las apuestas en el deporte, probablemente la mayoría de las personas coincidirían en que no son positivas; desde mi punto de vista, pueden ser buenas en muchos aspectos.

En España, existe un sistema de apuestas manejada por el Estado llamado “La Quiniela”, en la que la LFP (Liga de Fútbol Profesional de España) se lleva el 10% y el resto de los ingresos van a fondos del Estado en diferentes modalidades.

La mayoría de los ingresos están destinados al mantenimiento de instalaciones deportivas, obras sociales, seguridad en los coliseos deportivos, u otros que redundan en beneficio de los usuarios.    Por lo cual este tipo de apuestas, manejadas y administradas de esta manera ayudan a incrementar considerablemente la calidad del deporte de un país.