sh_istock_000001220182small_small
Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, mejor conocido como Manolete, fue considerado como uno de los grandes toreros de España en la década de 1940.

Para iniciar una corrida de toros hay que remontarse, en primera instancia, al vestuario de los toreros de a pie. Los efectos luminosos que reflejan los destellos que le adornan, han sido la causa principal para que a esta prenda se le de el nombre de “vestuario de de luces”.-

Hasta el siglo XVII se confeccionaban en ante, o sea de la piel del alce, pero con el transcurrir de los años y hasta hoy se hacen en seda y se adornan con oro y plata; aunque el oro en los trajes sólo lo utilizan los matadores, novilleros y picadores, mientras que la plata y la seda son exclusivas de los banderilleros.

Se trata de una vestimenta tradicional que procede del traje de los majos de finales del siglo XVIII y que acabó convirtiéndose en una ropa exclusiva para ejercer el ritual taurino. Con posterioridad le fueron añadidos diversos adornos, como la montera, los bordados y los alamares.

El diseño de este traje, tiene como finalidad resaltar el canon atlético del matador, y el color del mismo puede acentuar o disminuir su carga dramática. La elección del tono suele ser un hecho sumamente importante para el torero.

Es conocido que el hombre experimenta efectos psicológicos ante los colores, hasta el punto de que se ha comprobado que el tono azul es sedante y el rojo estimulante. Charles Henry afirmó que: “los colores despiertan la sensación de placer o de obstáculo”. El torero, como ser humano, no es ajeno a ello, y en la elección del color de cada traje incide, en gran medida, hasta su estado de ánimo.

Los colores son diversos, a gusto del torero. Los más comunes son grana (rojo), nazareno (morado), purísima (azul claro), rosa palo, blanco, tabaco (marrón), entre otros. La elección unas veces obedece a motivos estéticos (últimamente proliferan nuevos colores muy vistosos), por ejemplo los toreros altos y delgados suelen inclinarse por colores claros (como el caso de Manolete, de purísima y oro); otras veces, a preferencias supersticiosas de los toreros (por ejemplo, no usar un color con el que su portador haya sido empitonado).

Componentes del traje de luces:

• El torero lleva sobre su cabeza una montera, que es un gorro en especial de terciopelo negro.

• La camisa es de color blanco y viene adornada en su solapa con boleros o chorreras.

• En su torso lleva puesta una chaquetilla, la cual es una chaqueta corta que llega hasta la cintura. ésta tiene bordados en oros, plata y seda. Es demasiado rígida y está abierta por las axilas para facilitar el movimiento de brazos del torero.

• El corbatín, una cinta muy fina que se anuda como corbata, por lo general es del mismo color que el fajín.

• De la cintura para abajo viste taleguilla, que es el calzón ajustado y sujeto con tirantes que llega hasta las rodillas. En la parte inferior se ajusta con machos, y se le añade un fajín como adorno.

• Debajo de este calzón van puestas medias de seda y de color rosa, aunque también llevan otras blancas de algodón por debajo de éstas.

• El capote de paseo tiene la misma forma que el capote de brega pero es algo más pequeño y liviano. Es un elemento muy lujoso del traje de luces y sólo lo utilizan los espadas y banderilleros liado a sus trajes en el momento de hacer el paseíllo. Es una verdadera obra de arte, suele ir bordado en oro, hilos de seda o pasamanería, y adornado con imágenes religiosas.

Sabías que…

• Taleguilla, chaqueta y chaleco suelen ser del mismo color, adornados con bordados, alamares y lentejuelas de oro en los matadores; de plata o azabache en los subalternos.

• Del capote se sirve el matador para recibir el toro, generalmente con los dos brazos. Consiste en una tela de fibras sintéticas con mucho cuerpo.

• La coleta es una antigua moda del siglo XVII, que hoy persiste con el objeto de sujetar la montera (en la actualidad son postizas).

• Hasta el siglo XIX se utilizó el sombrero de tres picos, pero a partir de entonces se comenzó a utilizar la montera que está confeccionada en tejido rizado muy similar al cabello.