sh_veraguas-_oeste_jose_pineda1

La fiesta del verano arranca el 2 de enero con un torneo completamente parejo, donde Colón será contendor y no sorpresa, Herrera finalista, Oeste batallador, Metro aspirante y la afición la gran ganadora…

Por: José Pineda

Como dice la vieja canción, “qué caliente está la esquina caballero, las discusiones entraron en calor”, y así mismo se prende el ambiente y se siente el sabor de una temporada más del béisbol; una fiesta única del verano, que muchos esperan, para vestirse de un deporte emocionante, del quien dicen, es el pasatiempo del panameño.

Viene la temporada y con el nuevo campeonato se reviven las tradiciones, emerge el campesino que no duerme con el radio pegado a la oreja, el “chiquillo” aquel, corriendo las bases en medio del campo, como el mismo “Candelilla” Aparicio. Es único, el béisbol es pasión y amor, es nuestra vida, es la fiebre del panameño.

Hoy rendimos tributo a su Majestad el Béisbol, al inicio de una nueva campaña, un análisis completo de los contendores, sus fuerzas, debilidades y calificaciones, tomando en cuenta la preparación y partidos de preparación que han sostenido de cara al próximo año.

Vaqueros de Panamá Oeste

Serán firmes contendores a la final. Un equipo parejo, con tremendo pitcheo y un cuadro interior de lujo, donde sobresale el guante de Abdiel Berenguer, un pelotero de grandes habilidades carácter de líder y un tremendo bate.

Oeste caminará en conjunto, su juego de equipo es lo mejor que presenta, allí la responsabilidad será única de su manager Luis Muñoz, quién fue campeón en 1986 y 1996 cuando fungió de sub director y director, respectivamente. Posición: #1.

Herrera, los más verracos…

Una tropa con un tremendo cuerpo de lanzadores, encabezados por el zurdo Joshua Cedeño, el derecho ocueño Plinio Vega y el también derecho Carlos Ruiz.

Herrera tiene como manager a Manuel Rodríguez que empieza a madurar como mentor en esta categoría. El bate de Fabio Marciaga y Giancarlo Hoo, dos zurdos que le pegan duro a la pelota, serán de gran valor e importancia. Posición: #2.

Bocas del Toro, a la guerra…

Los famoso “Tortugueros”, ahora traen el equipo que han soñado. Tienen un cuadro interior de ensueño, con José Cox, Luis Caballero, Gerald Chin y la conducción del cubano Rigoberto Blanco que ha estado trabajando fuertemente.

Bocas tiene además un tremendo apoyo de la liga provincial, su juego tendrá mucha picardía, velocidad y la defensa los llevará muy lejos. Será la mejor actuación de Bocas en los últimos años. Posición: #3.

Chiriquí, siempre combativo…

El tricampeón la tiene muy dura. No los veo en la final del torneo, tomando en cuenta su equipo joven y la poca experiencia del manager Juan Pringle, como mentor de equipos. Lo favorable es la casta y la garra que siempre le ponen al béisbol.

Chiriquí adiciona a Adiel Palma, un instructor cubano, para que trabaje en el pitcheo, será el primer año de Palma, por lo que se hará su primera evaluación del caso. Chiriquí va a batear y son solidez, esa es la especialidad de Pringle. Posición: #4.

Coclé, la Leña Roja…

Sin lugar a dudas, un equipo nuevo, pero con peloteros muy interesantes en su plantilla. Será la primera experiencia del manager Carlos Lee III, pero allí no habrá muchos problemas, su experiencia como pelotero le va a ayudar a ver el juego con claras dimensiones.

Su hombre fuerte será Espíritu Restrepo, un toletero recio, de gran poder, pero su apoyo va a depender de su nivel de juego que sube y baja como un columpio. Sí Restrepo tiene un buen torneo, Coclé tendrá un tremendo campeonato. Posición: #5.

Los Santos, hora de jugar…

Un equipo que puede cambiar de la noche a la mañana, todo va a depender de cómo caminen los profesionales en sus filas. Este año tendrán nuevamente al receptor Ricardo Pérez, un talentoso jugador que firmó con los Bravos de Atlanta y que será de gran ayuda al manager Aurelio González.

Utilizarán al zurdo de los Indios, Jonathan Cedeño, un abridor de calidad que les puede dar excelentes resultados. No corren mucho, la defensa girará alrededor de Belarmino Campos, su campo corto regular. Posición: #6.

Colón ya no es sorpresa…

No será una sorpresa, cuidado y llega muy lejos. Su pitcheo será muy elevado, allí estarán peloteros como Richard Montilla y Francisco Vergara. Su defensa no es mala, a pesar que no han entrenado a capacidad, van a batear y con solidez.

Tendrán como manager al experimentado Julián Rivera, quien cumplirá su novena campaña como mentor de la pelota juvenil. Colón ya no será sorpresa y será un gran contendor. Posición: #7.

Metro no es Metro…

Los tiempos cambian y el rey de copas, no es más que un simple un soldado en una guerra de generales. Los metropolitanos tienen como manager a Luis Molina, un experimentado en la categoría, pero el juego insípido e incoloro de su equipo, podría descenderlo a los últimos lugares de la tabla de posiciones

La llegada del profesional José Murillo IV le puede dar algo de vida a un equipo que no presenta unas credenciales de lujo, para el torneo. Metro ya no es Metro. Posición: #8.

Veraguas, Occidente y Darién…

Esta es la tropa cólera, no habrá muchos cambios, Veraguas trae a Kevin Cárcamo como coach de lanzadores y podrían tener una variante en ese renglón, Occidente repite con Claudino Hernández de manager y Darién trae al incansable Belisario Morales al frente de la tropa.

No les veo cambios, Veraguas #9, Occidente #10 y Darién #11, en la cola del torneo.

¡Viva el béisbol!