sh_chess_large

El Ajedrez constituye una de las más interesantes creaciones del ingenio humano.


Concentración, retentiva, decisión, pensamiento analítico y ansias de ser ganador, son sólo algunos de los aspectos que se desarrollan con la práctica del Ajedrez.

Este juego que cuenta con más de mil años de historia, sobre su origen se tejen muchas leyendas, toda vez que diferentes países se atribuyen su procedencia. Sus inicios datan del siglo VI de la era cristiana cuando se lo denominó Chaturanga o juego del ejército o de guerra y estrategia para adelantarse a los movimientos del adversario. Fue difundiéndose a través de las rutas comerciales de aquel tiempo, llegó a Persia y al Imperio Bizantino, extendiéndose así por toda Asia.

Los árabes estudiaron profundamente el juego, analizaron sus movimientos y escribieron varios tratados sobre Ajedrez. Con la invasión de los árabes a España, llega alrededor del año 700 a la Península Ibérica y se comienza a difundir ya en Europa, aunque hay datos que detallan que ya lo jugaban los vikingos y los cruzados que habían visitado Tierra Santa.

Excelente herramienta pedagógica
Como juego o deporte, el Ajedrez es una gran herramienta pedagógica y educativa para los más jóvenes. Este les ayudará a desarrollar e incrementar un gran número de habilidades cognitivas.

La experiencia cubana con el Ajedrez, obligatorio en las escuelas, ha dado buenos resultados; mientras que los rusos y alemanes utilizan la enseñanza del Ajedrez a temprana edad, como herramienta para las matemáticas y para descifrar también las múltiples inteligencias. Al tiempo que en las escuelas canadienses, se ha logrado un mejor desarrollo intelectual.

Es por ello que existen excelentes jugadores desde temprana edad, tal es el caso del noruego Magnus Carlsen, de 17 años, quien se ha convertido en el cuarto del mundo; además es el jugador más precoz número uno del ránking mundial del Ajedrez. A los 14 años le ganó al ex campeón mundial Anatoly Karpov en una competencia de partidas rápidas.

DATO: Los ranking oficiales de la Federación Internacional de Ajedrez FIDE, del acrónimo de su nombre en francés: Fédération Internationale des Échecs, se actualizan cuatro veces al año.

¿Juego, ciencia o deporte?

La principal característica del Ajedrez para quienes lo toman como un juego, es que el triunfo se obtiene mediante la lógica y no al azar, como sucede con otros juegos. Esta actividad enseña a pensar jugando, haciendo al individuo responsable de sus propias decisiones, donde el triunfo se adjudica a nuestros aciertos y las derrotas a nuestros errores.

Hay quienes toman el Ajedrez como un deporte intelectual, en el que intervienen tres factores: dominio técnico, buen estado físico para mantener la concentración, y una correcta actitud psicológica, que ayudará al competidor en la toma de decisiones.

Con respecto al Ajedrez como ciencia, podemos detallar que son aquellas personas que analizan las diversas estrategias del juego, formulando teorías que llevan a una conclusión específica.

Podemos concluir nuestro tema indicado que al Ajedrez, todos lo conocen y muchos le reconocen su valor pedagógico aunque pocos dominan de verdad el juego.

Sabías que…
• En 1995 la UNESCO recomendó oficialmente a todos los países miembro, la incorporación como materia educativa de esta actividad, ya que mejora y desarrolla las capacidades intelectuales.
• Harvard Square, en la comunidad de Cambridge estado de Massachusetts sigue siendo el mejor lugar para jugar ajedrez con opositores escogidos al azar frente al café Au Bon Pain.
• El Ajedrez no pasa de ser considerado como deporte “mental de exhibición” en unos Juegos Olímpicos. Participó en Atenas 2004 y repitió en Pekín 2008.
• La expresión Jaque Mate, proviene de las palabras persas: SHAH MAT: “el Rey está muerto”.
• Hasta el siglo XVIII el ajedrez era uno de los juegos predilectos de la nobleza y de la aristocracia, luego se populariza hasta llegar a jugarse en cualquier ámbito.