sh_ap090403026108_small
Las Grandes Ligas de Béisbol, a pesar de ser la organización profesional más importante de este deporte, no escapa de la crisis económica que vive Estados Unidos, siendo este un nuevo reto, tras haber superado en años anteriores dos guerras mundiales, una huelga de jugadores y los escándalos por esteroides.

Por: José Olmedo C.

El problema de la crisis, se veía venir antes de esta temporada, pues el año pasado hubo un cambio en el mercado de la agencia libre, cuando un grupo de peloteros veteranos se encontraban sin equipo al iniciar los entrenamientos de primavera. En el grupo se encontraban grandes estrellas como: Barry Bonds, Sammy Sosa, Mike Piazza y Kenny Lofton. Al final ninguno logró firmar con una organización y Piazza decidió retirarse.

El inicio de esa campaña no cambió de esta, cuando jugadores estelares y algunos potenciales integrantes del Salón de la Fama como: Bobby Abreu, Adam Dunn, Garret Anderson, Nomar Garciaparra, Orlando Cabrera, Jason Varitek, Ken Griffey Jr., Iván Rodríguez y Frank Thomas, se encontraban sin novenas al inicio de este año.

Esto unido a la novela que protagonizó a finales del año pasado, el dominicano Manny Ramírez, con la única diferencia de que tenía una oferta con los Dodgers de Los Ángeles, equipo con el que jugó los dos últimos meses de la temporada pasada, y donde tuvo excelentes números al conectar para .396 con 17 jonrones y 53 carreras empujadas en 53 partidos, donde sólo tenían que arreglar intereses contractuales entre ambas partes. Al final Ramírez acordó con los Dodgers, un contrato de dos temporadas por 45 millones de dólares, que se dividirá en 25 millones para el 2009 y 20 millones para el 2010.

Además, Dunn firmó por dos años con los Nacionales de Washington, por 20 millones de dólares, de los cuales devengará 8 millones en este 2009 y luego de 12 millones en 2010, Griffey Jr. logró un acuerdo por una temporada y dos millones de dólares, después de ganar 12 millones en el 2008. Así mismo, Jason Varitek receptor emblemático y capitán de los Medias Rojas de Boston, no escapó de esta realidad, al firmar por un año y 5 millones de dólares, después de que se terminara su antiguo acuerdo de cuatro temporadas y 40 millones dólares.

Por otro lado, entre los latinoamericanos, Abreu obtuvo un contrato de un año con los Angelinos de Los Ángeles, con 5 millones de salario base, y que podría aumentar con incentivos a los 8 millones; el puertorriqueño “Pudge” Rodríguez jugará por una temporada y 1,5 millones de dólares con los Astros de Houston.

Si se observa cuidadosamente estos contratos tienen las constantes que ninguno pasa de dos años y el más caro es de 45 millones, esto deja claro que los dueños de equipo no quisieron arriesgarse en abrir de manera alocada la chequera en jugadores, a diferencia de años anteriores cuando con facilidad acordaban convenios multi-anuales con cualquier equipo sin esperar tan cerca del inicio de la temporada.

Excepto los Yankees de Nueva York, que no hicieron caso de la crisis, con la inauguración del Nuevo Yankee Stadium, valorado en 1,500 millones de dólares, y con el objetivo de conseguir el avance a la postemporada, sacaron fácilmente la suma de 423 millones de dólares para gastarlos en contratos multi-anuales con los lanzadores C.C. Sabathia, A.J.Burnett y el inicialista Mark Teixeira, los tres agentes libres más caros del mercado para esta campaña, por lo que saltan como los favoritos en la Liga Americana. Ahora solo queda esperar si les resulta o fracasan como el año pasado.

Pero los aumentos de salario comenzaron a estancarse, incluso antes de la crisis económica, los sueldos promedio en las ligas mayores en la temporada 2008 fueron de 2,93 millones de dólares, según la asociación de jugadores en su informe anual. El incremento de 3,6% en el 2008, fue el menor desde el 2004.

Ausencia de los fanáticos
Al parecer los tiempos de los estadios repletos de fanáticos llegó a su fin, para dar paso a lo que será una temporada llena de incertidumbre sobre si los fanáticos podrán apoyar a sus equipos como en años anteriores.
Esta preocupación nació en la organización de las Grandes Ligas, al comienzo de la pretemporada, cuando las sillas vacías era el diario vivir de estos estadios.

El año pasado, 1,3 millones de personas asistieron a los partidos de entrenamiento de primavera de la Arizona Cactus League para ver algunos de los mejores equipos de Estados Unidos, mientras afinan detalles antes de comenzar una nueva campaña.
Para Johnny Damon, jardinero de los Yanquis de Nueva York, la gente no está para salidas y gastar mucho dinero ahora mismo, esto debido a los altos precios que se encuentran los boletos a los estadios. Además, se reveló que la asistencia decayó en más de un 5% en los primeros 148 partidos de los entrenamientos de primavera, un declive que afecta a los concesionarios y negocios que han trabajado en el lugar durante años.

Estos dueños de restaurantes, que vieron pasar en sus instalaciones a inmortales como Mickey Mantle, Ted Williams y Sandy Koufax, han comunicado que sus negocios han caído en 25 % este año en los entrenamientos de primavera.

También la Fundación Deportiva de Florida, ha informado que han visto hoteles y restaurantes teniendo una baja repentina en sus negocios durante los entrenamientos de primavera. Esto ha ocasionado que equipos como los Medias Rojas de Boston mantengan los precios intactos de las entradas, tanto para la pretemporada como para la campaña regular, siendo la primera vez desde hace 14 años que dejaron igual el costo de los boletos.

Asimismo, ha llevado a Hal Steinbrenner, codueño de los Yankees, a reconsiderar los precios del Nuevo Yankee Stadium, ya que los más elevados tienen precio de 2.500 dólares por juego. Para el inicio de esta temporada dos tercios de los clubes que forman parte de las Grandes Ligas han dejado igual o han reducido los costos de boletos de entrada a los coliseos. La ausencia de personas en estas instalaciones deportivas es algo peligroso, ya que a ellos es a quienes se le vende un espectáculo y con su ausencia, podía ser que a los patrocinadores no les interese apostar y de aquí el derrumbe de una tradición de más de 100 años y de una de las organizaciones deportivas más importantes del mundo.

Uno de los patrocinadores dice adiós
La firma automotriz General Motors Corp (GM)., segunda empresa de automóviles más grande del mundo, se retiró como patrocinador de seis equipos de las Grandes Ligas, entre ellos el conjunto de los Yankees de Nueva York, con los que tenía contrato desde el 2006.
John McDonald, vocero de esta empresa, indicó que por las condiciones económicas actuales, el fabricante de autos está revisando todas sus actividades de patrocinio como parte de un plan de recorte en gastos de mercadeo y publicidad de un 20%.

Dueños positivos ante la adversidad
A pesar de las claras evidencias de la crisis económica en la venta de boletos y en los patrocinios, Bud Selig comisionado de las Grandes Ligas, consideró que es muy pronto para especular en qué forma afectará la recesión a los equipos durante la campaña. Pero indicó que los dueños tendrán una mejor idea del impacto de la economía luego de haber iniciado la campaña en abril. En octubre pasado, advirtió que los equipos no debían ceder a la codicia y elevar los precios de los boletos, debido a la situación económica.

Además, el mismo comisionado dijo que las Grandes Ligas es un mundo independiente, porque en sus cuarenta años involucrados en el béisbol han pasado varias recesiones, pero a su vez manifiesta que lo que están viviendo en estos momentos es totalmente distinto a otros fenómenos que hayamos vivido en el pasado. Su optimismo radica en haber recibido 14,5 millones de dólares en los 12 meses concluidos el 31 de octubre del 2006, de acuerdo con la última declaración de impuestos disponible de las Grandes Ligas.

Por otro lado, los dueños no han planteado el tope salarial en las negociaciones desde la desastrosa huelga de 1994-95 que obligó a cancelar la Serie Mundial por primera vez en 90 años. Pero el tema podría resurgir cuando el actual contrato colectivo expire, luego de la temporada del 2011.
Aunque algunos propietarios de equipo y están considerando los topes salariales, luego que los Yankees de Nueva York gastaron casi 500 millones de dólares en agentes libres, durante una recesión que ha afectado a otros clubes.

El dueño de los Atléticos de Oakland, Lew Wolff dijo que las ventas de los Atléticos en el 2008 cayeron aproximadamente 10% respecto a la temporada del año anterior. Mientras otras organizaciones como la de Crane Kenney, presidente de la junta de los Cachorros de Chicago, no tienen problema alguno con lo que ellos han hecho, acatar las reglas dentro de los límites de nuestro acuerdo.

Cooperstown
Pese a las incertidumbres que rodean el inicio de temporada de Grandes Ligas, en esta temporada algunos jugadores pasarán a la historia cuando se conviertan en inmortales en Cooperstown, siendo esta una fuerte razón para que los fanáticos no falten a los estadios, como el caso de Randy Johnson que a sus 45 años, sólo necesita cinco triunfos para convertirse en el 23avo pitcher con 300 victorias y se encuentra a 211 ponches para ser el segundo de todos los tiempos con 5.000 ponches.

Con todo y el escándalo por el uso de esteroides de Alex Rodríguez, el mejor pelotero de esos momentos, duodécimo en la lista histórica de jonrones con 553, podría situarse séptimo si vuelve a conectar 40 vuelacercas. Gary Sheffield ahora con los Mets de Nueva York inicia esta campaña a un solo cuadrangular de los 500 y Carlos Delgado si logra conectar 31 cuadrangulares también se estaría uniendo al tan distinguido grupo.

Por los panameños Mariano Rivera, cerrador de los Yankees de Nueva York, arranca este año tan solo a 18 salvados de los 500, con lo que se convertiría en el segundo jugador que lograría esta cifra, detrás de Trevor Hoffman. Mientras que Carlos “Caballo” Lee comenzó esta campaña con 281 batazos de vuelta completa, a 19 de los 300.