Christian Bethancourt. Foto de AP: Charlie Riedel.

La campaña 2017 trae un futuro mejor, para los peloteros panameños que vienen en crecimiento en la mejor liga de béisbol del planeta

Por: José Pineda

Cuando se de el grito de “Play Ball” de la temporada 2017 en las Grandes Ligas, los panameños saltarán al terreno con sus equipos con una etiqueta de seguridad y confianza, será el inicio de lo bueno que nos traerá el futuro.

Jugadores de la talla de Carlos Ruiz, Randall Delgado, Enrique Burgos y Severino González, tendrán la oportunidad de empezar la temporada en Grandes Ligas, pero  un puñado de jóvenes destacados, pronto tendrán su oportunidad, y serán recibidos con los brazos abiertos en las mayores.

Lo que viene para el 2017:

Carlos Ruiz: “El Calicho” nacido en Boquerón, un pelotero de 38 años de edad, excelente defensa y coordinación en el “llamado” del juego, con un promedio de por vida de .266 y a 92 hits de llegar a mil imparables en su carrera.

Esta temporada, Carlos Ruiz jugará con los Marineros de Seattle, después de 11 campañas exitosas con los Filis de Filadelfia, y una parte final con los Dodgers de Los Ángeles.

AP 74461309455
Randall Delgado. Foto AP: Tom
Uhlman.

Ruiz será receptor suplente en su nuevo rol con los Marineros y tratará de imponer respeto con su experiencia y fuerte ofensiva. El chiricano de 5 pies y 10 pulgadas, y 215 libras de peso, promete dar una buena campaña.

Tras 11 temporadas de mucha categoría, el panameño podría recibir su temporada 12 como quizás la última, o una de sus últimas en la pelota profesional. En su nuevo rol pudiera fijarse como meta jugar hasta los 40 años, pero todo dependerá de su forma física.

Ruiz de por vida suma 68 jonrones, 404 carreras remolcadas y 908 hits en las Grandes Ligas.

Christian Bethancourt: El receptor capitalino recibirá el “mote” en el 2017 de “Super Utility”, una nueva modalidad que incluye defender diferentes posiciones en el terreno y hacer las veces de lanzador relevo.

“Betha” ha impresionado en el campo de entrenamiento a muchos y su recta camina hasta 98 millas por hora, con un tremendo lanzamiento rompiente y mucha más experiencias en el terreno de juego.

Lo de “Super Utility” es un puesto nuevo, creado por los Padres de San Diego, para el panameño, donde se espera rinda al máximo en cada una de sus posiciones.

Bethancourth ha llegado a los Padres proveniente de los Bravos de Atlanta, equipo que lo vio nacer como pelotero de Grandes Ligas. Con los Bravos, jugó en 2013, 2014 y 2015, con temporadas regulares, hasta que llegó a San Diego y jugó la campaña 2016.

Jugador de 25 años, con 6 pies y 2 pulgadas de estatura, 210 libras de peso, Bethancourth espera consolidarse este año en las mayores y dejar escrito su nombre en el acero de la franquicia de San Diego.

AP 963253541282
Enrique Burgos. Foto AP: Chris
Carlson.

Betha, en su paso por las mayores suena para .228 de por vida con 103 imparables en 462 visitas al plato, incluyendo 8 jonrones, 20 dobles y 46 carreras remolcadas.

Randall Delgado: El derecho santeño Randall Delgado cumple otra campaña más con los D’Backs de Arizona en el viejo y lejano Oeste de la Liga Nacional. El derecho de 6 pies y 4 pulgadas, estará cumpliendo su quinta temporada con los D’Backs de Arizona y su séptima en las mayores.

El 2017 será un año de esfuerzo y sacrificio, jugando como lanzador que viene del “bullpen”, en una campaña que podría ser de las mejores para los famosos “Cascabeles”. “Randy” suma 27 triunfos, 27 derrotas, 4.15 en efectividad, 235 juegos lanzadores y 48 aperturas.

La estabilidad de Randall Delgado en las mayores es incuestionable, solo queda imponer una temporada que marque el buen momento y la calidad que puede ofrecernos.

Enrique Burgos: el cuarto jinete de la tropa panameña en la temporada 2017. Un muchacho de bola de fuego, capaz de alcanzar las 100 millas por hora. Burgos llega a los D’Backs de Arizona en la temporada 2015 y al sol de hoy, aún se encuentra en una pugna por retener o mantener su puesto dentro del equipo.

Burgos sólo ha podido salvar 3 juegos en su carrera en las grandes ligas, con marca de 3-4 y 5.27 de efectividad en carreras limpias. Sus números en 68.1 entradas son una incertidumbre, la velocidad de su recta y su coraje, son elementos para estar de pie en las Grandes Ligas.

La temporada 2017 será sin duda, la definirá el futuro de Burgos en las mayores.

Severino González: el veragüense ex de los Filis de Filadelfia se va a los Miami Marlins, en un cambio que pudiese ayudarle a despegar su carrera de una vez por todas.

AP 523190828633
Severino González. Foto de AP: Kathy
Kmonicek.

“Chevito” oriundo de la zona cañera en Veraguas, podria tener la oportunidad con Miami de competir por un puesto en toda la temporada, poniéndo de evidencia su gran control y sus lanzamientos rompientes que lo han elevado a las Grandes Ligas.

Será una temporada dura, con equipo nuevo, pero con mucha esperanza para estabilizarse en las mayores.

OTROS ASPECTOS
_ La presencia de Rubén Tejada con los Yankees de New York es una situación compleja, el panameño pudiese terminar siendo llamado a las mayores, pero no todo lo que brilla es oro.

_ El campo corto Johan Camargo de los Bravos de Atlanta, jugará en la clase AAA al menos en el inicio de temporada.

_ El torpedero Edmundo Sosa fue enviado a la Clase A fuerte, pero pudiese sorprender con un brinco en cualquier momento.

_ El lanzador derecho Paolo Espino de los Cerveceros de Milwaukee iniciará en AAA, pero tiene más opciones de ser llamado a las mayores que otros años.

_ El coclesano Ariel Jurado estuvo en el campo de entrenamiento, y probó la miel de lo maravilloso que es jugar en Grandes Ligas.