tnap100322031194

En el mundo del deporte existe una figura, de la cual aunque no se hable mucho, siempre está presente en todos los movimientos que se dan en este mercado, son los agentes o representantes.  Usualmente los agentes de deportistas no gozan de la mejor fama pero indudablemente son necesarios por ejemplo en el fútbol, debido a que son quienes hacen que el mercado se mueva constantemente. Positiva o negativa, la figura no desaparecerá.

El resultado de las negociaciones de estos agentes dependerá de su honestidad y capacidad de negociación pues a pesar de que su rol no es del todo agradable, hay que reconocer que si la persona es íntegra y competente su participación será positiva.

Dato: Agente o representante es la persona o empresa que negocia  en nombre de un atleta, sus contratos de trabajo y le ayuda a explotar su imagen comercial.

¿Quién puede ser agente?

Es poco común conocer a agentes, esta profesión requiere cumplir con ciertos requisitos, y aunque hayan muchos en capacidad de hacerlo, pocos lo ejercen. Algunas instituciones deportivas internacionales se encargan de establecer los parámetros y perfiles de las personas que quieren ser agentes. Una de estas instituciones internacionales que regula la función del agente es FIFA; a través del “Reglamento sobre Agentes de Jugadores” en el cual regula por completo toda la actividad del representante de futbolistas.

La FIFA inició la acreditación de los agentes en 2001 y en la actualidad existen aproximadamente 5,200 agentes registrados. Aquellos interesados en dedicarse a la representación de deportistas deben pasar una prueba escrita en la Federación Nacional del país de residencia, que contiene preguntas concernientes a reglamentos de la FIFA así como reglamentaciones locales. Además de aprobar el examen, el solicitante  deberá mostrar su capacidad económica para afrontar cualquier negligencia en la que pueda incurrir, mediante un seguro de responsabilidad profesional o garantía bancaría (de un banco suizo) por la cantidad mínima de 100,000 Francos Suizos.

Otros dos supuestos extraordinarios autoriza la FIFA a que ejerzan la función del agente y que no requieren proveer ningún seguro o garantía bancaria:

1.     Ser padre, hermano o esposa del deportista.

2.     Abogados legalmente autorizados para el ejercicio del Derecho, de acuerdo con las leyes nacionales del país de domicilio.

Igual que cualquier trabajador particular, el agente ofrece un servicio que puede ir desde algo sencillo como negociar un contrato de trabajo hasta arreglar su plan de jubilación; dependerá del conocimiento y capacidad del agente.

La función básica del agente es buscar nuevas y mejores propuestas de trabajo, pero dependiendo del contrato de representación que hayan firmado las partes inclusive podría conseguir y negociar contratos de patrocinio, vender la imagen del jugador, y/o asesorarlo después de su carrera deportiva.

En ocasiones, los jugadores jóvenes malinterpretan la función del agente llevándolos a realizar funciones que no son propias del representante como: psicólogo, trabajador social, niñero, fiador e incluso padre. Todo por mantener al cliente contento y que no desee terminar su relación contractual.

El negocio de representar a atletas es bien remunerado, si se tienen los contactos adecuados. Con un golpe de suerte, poder de convencimiento y capacidad para negociar, un agente se puede volverse millonario en poco tiempo.  Sus pagos se dan a través en comisiones, por lo general es de 4 a 10 por ciento sobre el salario anual del jugador. Y de 10 a 20 por ciento sobre los ingresos provenientes del derecho de imagen, y los contratos de patrocinio.  Para los agentes no existe límite en el número de clientes que puedan manejar, siempre y cuando preste un buen servicio.

Hay mucha especulación sobre los salarios de los atletas y de sus agentes, por lo general funciona así:

Por ejemplo: en la “Serie C” de Italia (la tercera categoría, no considerada como profesional) un jugador promedio puede ganar 84,000 euros anuales ó $113,400 de los cuales al agente le corresponden $11,340 al año. Si el mismo agente tuviese 8 jugadores con iguales condiciones en la misma categoría, tendría un ingreso anual de $90,720 sólo por jugadores de esa categoría.

Pero si un agente tiene un jugador en la primera división de España que gana 1.3 millones de dólares anuales, este recibiría $130,000 dólares de comisión anual, sin tomar en cuenta lo que genere por patrocinios.

Los agentes trabajan a través de una agencia, o como agente independiente, donde no existen tantas complicaciones como cuando se trabaja para una agencia.

La FIFA prohíbe que la agencia sea el representante, sino que el agente del deportista tiene que ser la persona autorizada por ellos (o que cumpla con los requisitos para ser agente), y que trabaja para dicha agencia. Es decir que las personas jurídicas no pueden representar deportistas directamente, sino a través de los mismos agentes.