sh_boxeo

Ya es una tradición que en el último semestre de cada año, Panamá se convierta en la capital del boxeo latinoamericano, con la realización del  reconocido Festival Latinoamericano de Boxeo KO a las Drogas, que organiza la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), cuya sede administrativa se encuentra en Panamá.

Por: Omar De La Cruz

El 2 de octubre de este año, y por cuarta ocasión consecutiva en Panamá, es la fecha señalada para realizar la edición XXII del KO a las Drogas.  El protagonista de la pelea estelar vio realizado su sueño de campeón hace un año, en un memorable KO a las Drogas, el panameño Luis ‘El Nica’ Concepción.

Historia

Con el objetivo de mantener alejados a niños y jóvenes de las drogas, en septiembre de 1993, se realizó el primer Festival KO a las Drogas en  Turmero, Venezuela.  Desde entonces se han llevado a cabo 20 festivales de boxeo en diferentes partes de Latinoamérica, aunque el mensaje  se ha extendido a otros temas, como el año pasado, donde la prevención del cáncer.

Gilberto Jesús Mendoza, vicepresidente ejecutivo de la AMB, indicó que el KO a las Drogas no nació como un festival boxístico, originalmente fueron juegos juveniles que incluían además del boxeo otros deportes. Hoy se siguen realizando estos juegos de Ko a las Drogas, la mayoría del tiempo en Trinidad y Tobago y Venezuela.

El primer festival en 1993 contempló cuatro peleas que fueron la punta de lanza de lo que es hoy. El último KO a las Drogas en Panamá, superó la decena de peleas.

Muchos campeones mundiales han participado en el KO a las Drogas, entre estos: Rosendo Álvarez, Edwin Valero, Irene Pacheco, Chana Porpaoin, Jean Marc Mormeck y los panameños Vicente Mosquera, Celestino Caballero, Luis Concepción, Anselmo Moreno y Ricardo Córdoba.

Los objetivos

“Me siento contento por la juventud. Fuera de que se ayuda en este problema de las drogas, se brinda la oportunidad a nuevos boxeadores de lograr sus sueños”, indicó el más grande boxeador latinoamericano Roberto ‘Mano de Piedra’ Durán.  El Festival se ha desarrollado en: México, Nicaragua, Panamá, Venezuela, Trinidad y Tobago, Argentina y en una ocasión en Australia.

Las figuras

El KO a las Drogas de Panamá, ha sido el escenario perfecto para la presentación de grandes luminarias del boxeo mundial, quienes en su gran mayoría, se han presentado en peleas de exhibición con Gilberto Jesús Mendoza.

En 2007, Evander Holyfield se subió al ring en El Centro de Convenciones Figali en un evento marcado también por la final del reality show de boxeo: Primer Guerrero, donde se consagró ‘El Nica’ Concepción.

Al año siguiente, Felix ‘Tito’ Trinidad fue el encargo de la exhibición, en una velada donde se pusieron en juego tres títulos mundiales.

El año pasado el KO a las Drogas alcanzó su madurez comercial y de exposición en medios al ser televisado por la principal cadena de Boxeo del mundo HBO y visto en  todo el continente desde Argentina hasta Estados Unidos.  Estuvo presente el ‘Golden Boy’, Oscar De La Hoya y se coronó al campeón interino mosca (112lbs), el panameño Concepción.

¿Qué viene?

La pelea estelar del próximo KO a las Drogas de octubre, presenta al panameño Luis ‘El Nica’ Concepción quien defiende por tercera vez su corona ante el ex campeón Denkaosan Kaovichit deTailandia.

Sería la primera vez en la historia, que un tailandés viene a Panamá en busca de una corona. Kaovichit es peligroso debido a su fuerte pegada y gran experiencia, duplica la cantidad de peleas del panameño.  La final de la segunda temporada del Primer Guerrero, igualmente está enmarcado dentro de este festival.

¿Y  la exhibición?

Dos nombres suenan, Myke Tyson y Roy Jones Jr, que es la opción más factible.  Esta exhibición dependerá de la aprobación médica para que Mendoza Jr. pueda subir al ring, luego de haber sufrido quebrantos de salud hace dos meses.

“Lo hacemos para que el dinero pueda ser enviado a las fundaciones que contribuyen con su esfuerzo a la sociedad” indicó Mendoza Jr.

La edición 2010 del KO a las Drogas como sus anteriores ediciones será otra memorable cartelera que Latinoamérica no podrá olvidar.