sh_oscar-galindez-ganador

Enfrentar tres disciplinas que exigen alto nivel de capacidad física y mental en un mismo evento, realzan este tradicional certamen que se celebra desde 1999.

Por: Isaac Castillero Wilson

El Triatlón Extremo de Portobelo un desafío de máximo esfuerzo por el cambiante clima caracterizado humedad y calor sofocante.  Los aventurados que se dan cita anualmente al reto, deben poseer más que disciplina y preparación.

En 1998, la pareja estadounidense John y Judy Collins creadores del ironmam de Hawai, organizaron junto a un grupo de amigos, por primera vez el triatlón en el Parque Nacional Portobelo, “The Portobelo Triathlon”. Fue tanto su encanto, que para los siguientes años se formalizó y dio paso a la formación de la Unión de Triatlón de Panamá.

El valor y la perseverancia son fundamentales ante la magnitud de esta prueba. La primera etapa inicia con mil 660 metros de nado en aguas de la Guaira a mar abierto hacia Isla Grande y de vuelta.  Seguidamente, requiere pedalear por 40kms en terrenos irregulares, hasta de 70 grados de inclinación.  Por último, se debe correr 10kms a pie por trillos terminado en el centro del pueblo. En un principio las distancias eran 1800 metros de natación, 35kms de ciclismo y 10km de corrida, diferente a la actual.

Portobelo se viste de júbilo, un ocupado Staff, imprevistos en el trayecto, el latente estímulo de competencia entre más de 100 competidores nacionales e internacionales, la efervescencia del público y muchas, muchas, cámaras, hacen de esta un competencia verdaderamente emocionante.

Revistas internacionales dieron gran cobertura al Triatlón de Portobelo en su debut, en agosto de 1999, Thiathlete Magazine dedicó 10 páginas con más de 20 fotos al evento. El periodista T. J. Murphy, con el lente de Robin Yeager, tituló el artículo: “El país redescubierto”. Mientras en el último número de “Inside Triathlon de septiembre 2000, M. Wallack titula “Nado, bicicleta, carrera e historia en el triatlón de Portobelo de Panamá”. Ambas publicaciones en inglés, circularon por los mercados deportivos y turísticos más famosos, leídas por millones de fanáticos y potenciales turistas.

La competencia se divide en categorías, que van de 18 a 64 años, a nivel masculino, femenino y por equipos.

Una vez en la carrera, la idea de ocupar un lugar importante se desvanece para muchos, el agotamiento y desgaste se apoderan de ellos ante la intensidad de la justa. Entre las experiencias de uno de los participantes este 2010, sobresale la de Jaime Saint Malo, quien en un extracto de blog a 180 relata que:

“Venía bien, hasta que pasé por encima de una hoja/rama de palmera y seguí rodando para deshacerme de ella, pero se enredó en el piñón de atrás. Pasé de la euforia a la derrota, mis pensamientos estaban llenos de excusas para parar, y no es que había perdido tiempo, pero sí la energía de competencia. Lo resolví rápidamente”.

Continúa contando en otro fragmento: “Tuve momentos de reflexión. Me di cuenta que quien sobrellevara estas situaciones perseveraría sobre los que no, y este  pensamiento me llevó a la meta. Corrí el resto del trayecto con un zapato roto. El pasado 14 de marzo, día de la carrera sentí que fue eterno”.

El escenario natural de Portobelo, plasma un recuerdo en la mente y cuerpo de cada competidor, así lo considera Gabriel González, ganador de la versión 2008. “Me encanta esta prueba. Es demandante, el que la gana es generalmente más fuerte que veloz. Debes estar preparado para caídas, aguantar golpes, dolores musculares y lo más interesante es que nadie te obliga a soportarlo”.

El tiempo promedio de llegada de los primeros lugares es de 24 a 30 minutos para natación, 1 hora 16 a 1 hora 22 minutos para ciclismo y la corrida entre 47 y 52 minutos.

Igualmente resaltó que a diferencia de otras justas que se celebran en nuestro país, al final de la carrera el triatleta termina más fatigado de lo habitual con contracciones musculares por la irregularidad del suelo y por la alta intensidad con la que se compite que los deja por días en recuperación, eso sin contemplar lesiones o problemas mayores, dependiendo de la suerte del participante.

Más allá de llevarse el honor del podio, los competidores buscan ganarse el respeto y la admiración de muchos al poder completar la más difícil y emblemática prueba de este deporte en suelo patrio.

John Collins

Durante una visita a Colón en 1996, tan bellos parajes le hicieron recordar a Hawai.  Junto con su esposa decidió hacer la prueba con la finalidad prepararse para el Ironman.

Dato: Eladio Quintero, ha sido el único triatleta en haber participado en las 12 versiones que se han hecho del Triatlón Extremo de Portobelo.

Valor: Además de ser una competencia deportiva, el triatlón de Portobelo sirve de ventana promocional como destino turístico.

Ganadores

Año

Triatleta

País

Tiempo

2010

Pedro Cordovez

Panamá

2.42:28

2009

Oscar Galíndez

Argentina

2:31:00

2008

Gabriel González

Panamá

2:35:27

2007

Rom Akerson

Costa Rica

2:36:32

2006

Oscar Galíndez

Argentina

2:33.35

2005

Kerry Classen

USA

2:13:49

2004

Kerry Classen

USA

2:08:29

2003

Riccitello Jimmy

USA

2:15:04

2002

Fabio Campos

Costa Rica

2:26:14

2001

Riccitello Jimmy

USA

2:25.56

2000

Evencio Geant

Venezuela

2:27.48

1999

Eduardo William R.

Panamá

2:35.08