sh_super_bowltony_romo

La NFL sigue siendo un deporte explosivo, una combinación de poder, agilidad, fuerza y estrategia. La reciente temporada del “football” americano transcurre con la misma adrenalina que ha mantenido cautivo a los fanáticos por años.

 

Por: Omar De La Cruz

NFL ha mostrado en la reciente campaña, equipos muy parejos que por momentos da la impresión de que son pocos los conjuntos que están muy por arriba de los demás. Los equipos han mostrado algunas deficiencias, aunque algunos protegen mejor sus carencias.

A semanas de finalizar la temporada regular y entrar en los playoffs, hay equipos que por su  trayectoria más que por sus registros, son candidatos a estar en el Súper Bowl de este año.
 

Se acomodan

Los Steleers de Pittsburgh no son un equipo que impresione, pero ha encontrado la manera de ganar y de forma consecutiva en la temporada.  Han vencido a equipos con marcas combinadas en su momento de 18-6.  La defensiva sabe hacer ajustes y neutralizar lo que le funciona al oponente. Ben Roethlisberger es hoy día, el mariscal de campo más peligroso en la NFL. Además la muy criticada línea ofensiva mejora semana tras semana, aunque el juego por tierra ya no es la base de la ofensiva, empieza a ser eficiente.

 

Capacidad
Los Saints de New Orleans han ganado partidos con su ofensiva de pase con Drew Brees al mando, repartiendo pases de anotación a siete jugadores diferentes. Han sabido ganar corriendo el balón en encuentros, cuando su ofensiva aérea fue neutralizada, caso con Buffalo y contra los Jets.
 
Remontaron marcadores adversos en un lugar hostil como Miami, y contra Carolina en un partido en que tardaron 30 minutos en despertar.  Su defensiva terrestre ha venido a menos. Un equipo que no puede frenar el ataque terrestre de sus oponentes tiende a jugar bajo presión, y tarde o temprano revienta.

 

Experiencia
Brett Favre ha dado cátedra de cómo jugar la posición de mariscal de campo al frente de los Vikingos de Minnesota, aunque el alcance de sus pases profundos ya no es el mismo de antes.
 
Los Vikingos lucen como un equipo completo en todas sus líneas. Jugador por jugador, no hay puntos débiles a la vista, aunque hay partidos que han ganado con dificultad.
 
Defensivamente están clasificados como #18 en yardas permitidas y #17 en puntos recibidos. Tienen pocos balones robados, a pesar de tener la línea defensiva con más capturas y un esquema Tampa-2 diseñado para logra intercepciones.

 

Sorprenden
Se podría argumentar fácilmente que los Colts de Indianápolis son el mejor equipo de la NFL. Ganan a pesar de contar con una ofensiva que es incapaz de correr y una línea que es cuando mucho, promedio. Ganan a pesar de una defensiva que ha perdido jugadores clave tras
semanas.  El éxito se resume a que tienen a Peyton Manning al frente de su ofensiva y a una defensiva que no permite puntos. Son lo mejor de la NFL en esta categoría.

 

Calladitos
Sin hacer mucho escándalo, Tom Brady y compañía, están otra vez en completo control de la división Este de la Americana.  Brady, quien empezó la temporada impreciso, recuperó el nivel de 2007. Su ofensiva está entre las más prolíficas en la liga junto a las de Nueva Orleans y Minnesota y en la defensiva permiten menos puntos después de Indianápolis.

 

Cuidado
A pesar de los conjuntos antes mencionados, hay contendores que no se podrán
descartar durante esta campaña, como el caso de los Cowboys de Dallas y sus repuntes, igualmente para Cincinnati, que demostró en un partido contra Baltimore, que está dispuesto a batallar.

No hay que perder de vista a Denver, que empezó muy bien ni a San Diego y Filadelfia, que tienden a cerrar fuerte cada año.

De momento el ambiente se torna tenso en el fascinante mundo de la NFL…