IMG 9344Con experiencia de más de tres décadas como instructor, que le ha llevado a conocer decenas de países y contar con más de diez campeones mundiales bajo su mando, a sus 53 años se siente cómodo en el anonimato.

 

Por: Isaac Castillero Wilson
Foto: Isaac Castillero Wilson

 

 

En una conversación amena, Sports & Health pudo conocer lo que ha sido su aporte al boxeo panameño.

Celso Chávez y el boxeo ¿Cómo se mezclan?
Desde niño sentí curiosidad por éste deporte, crecí en San Miguelito y allí había que defenderse con los puños. Por iniciativa propia, a los 17 años decidí practicarlo de manera formal en el Marañón, logrando pelear a nivel amateur y profesional. Después de ocho años me retiré.
 

SU HISTORIA
Debutó como boxeador aficionado en 1977 con registro de 19 peleas realizadas, con marca de 17 triunfos y 2 derrotas (Campeón novato en su debut y en 1978 medalla de bronce en los Guantes de Oro).
Chávez, también conocido como “El Espagueti”, inició como profesional en 1980 dónde gozó de un invicto que terminó en 1984. Su primer revés fue cuando disputó el título supermosca (115 libras) de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Aquella caída se dio a manos del nipón Jiro Watanabe, en Osaka, Japón. El panameño cayó por knock out técnico en el decimoquinto asalto.
Luego de esta derrota, fue superado dos veces más por los dominicanos Julio Soto Solano y Enrique Sánchez, situación que lo llevó a colgar los guantes. Se retiró con marca de 20 peleas realizadas con 16 victorias, 3 derrotas y 1 empate (propinó 14 nocaut consecutivos).

¿Qué lo motivó a seguir en esta faceta?
Nunca descuidé mis estudios, tras mi retiro en 1985 y graduado en la Licenciatura de Educación Física recibí la propuesta del doctor Roberto Grimaldo, que fue mi apoderado como boxeador, de seguir en éste deporte pero como entrenador. La pasión por esta disciplina fue fundamental.
 
¿Cuál es la realidad del boxeo panameño?
Con el transcurrir de los años, se han logrado más campeones mundiales y eso es un avance, aunque pudiera ser mejor. Las épocas han cambiado pero en general la humildad y el deseo de superación por parte de los participantes siguen ahí.

¿A cuántos boxeadores ha entrenado y cómo ha sido la experiencia?
Exactamente no puedo responder, seguro han sido varias decenas. Con los años me ido superando, he tenido la oportunidad de ejercer mi trabajo en: Francia, Irlanda Del Norte y Colombia. He sido feliz con esta labor, aunque es una carrera de mucho sacrificio.
 
Mencione aquellos con los que ha logrado cosechar éxitos mundiales
Fabrice Benichou (Francia), Mauricio Pastrana (Colombia), Santiago Samaniego, Celestino Caballero, Ricardo Córdoba y Anselmo Moreno (Panamá), Liborio Solís, Ogleidis Suárez, Nehomar Cermeño (Venezuela) y Nicholas Walters (Jamaica). Me siento satisfecho porque he logrado llevar a estos boxeadores a ganar un cetro mundial. 
 
¿Cuál ha sido la clave de entrenamiento?
Disciplina y obediencia, son los atributos para poder conquistar el título. No parece tan difícil pero cuesta, dedicación es el secreto.
 
IMG 9358¿Cómo es su relación con sus dirigidos?
Es un trabajo en equipo. Gracias a Dios ha sido una interacción donde ha predominado el respeto. Eso no quiere decir que no hay momentos de bromas y demás, puesto que no son militares. Mi herramienta es el diálogo, he tenido diferencias con algunos pupilos pero se han arreglado con la comunicación, inclusive esto va más allá de tirar trompadas, aquí muchas veces se nos ve como un amigo, alguien en quién confiar y en esa línea tratamos de aconsejarlos y más si las realidades en las que viven son difíciles, porque en el boxeo las transiciones de vida son constantes. Un día puedes ser famoso, tener de todo y al otro no.
 
¿Ha recibido usted distinciones por su labor?
El año pasado el Instituto Panameño de Deportes me condecoró con la Medalla Manuel Roy al mérito deportivo. He sido elegido seis veces el entrenador del año a nivel nacional, los últimos cuatro han sido consecutivos.

¿Por qué Panamá ha sido centro de preparación para boxeadores internacionales?
Si bien las condiciones en cuanto a instalaciones son modestas, a diferencia de países modernos; Panamá es una opción por el estilo de boxear (la técnica del “pai pai y no toy”), a ellos les gusta y eso no es de ahora, aquí venía púgiles como: Samuel Serrano, Wilfredo Gómez, Bernardo Piñango y campeones mundiales a prepararse. No hace mucho estuvo Marcos “El Chino” Maidana. El clásico Pegarse y no dejarse pegar.
 
¿Qué ha aprendido de ellos?
Muchas cosas, cada uno tiene su forma de ser, viven en diferentes circunstancias y cuando compartes con ellos uno se da cuenta que no la han tenido fácil y eso es digno de admirar, más cuando vienen de otros países en busca de su objetivo./images/stories/201409/Dedicacion/IMG_9358.jpg” rel=”shadowbox[celso_chavez]” title=” “>IMG 9366
 
Le ha ido mejor como entrenador que como boxeador ¿Por qué?
La mayoría de los entrenadores que han logrado sobresalir en éste ámbito no tuvieron carreras brillantes. Estos son los detalles que hacen grande este deporte, que siempre da revancha.

¿A qué se dedica hoy en día?
Aún imparto mis conocimientos en los distintos niveles, si bien los boxeadores de alto nivel requieren de una atención intensa, estamos pendientes de los nuevos talentos, todo se logra con organización para brindar lo mejor a cada uno.
 
¿Ha pensado retirarse?
Por ahora no, pretendo seguir hasta que Dios me de fuerza. Estamos enfocados en nuestros próximos desafíos, la venidera pelea de Anselmo “Chemito” Moreno y en la formación de Yonfrez Parejo, quien esperamos sea el próximo campeón mundial.