cat_tnerick

Por: Isaac Castillero Wilson

 

En época del deporte rey de los panameños… Los batazos de cuatro esquinas, las excepcionales jugadas y las joyas monticulares, han sido habituales durante el desarrollo de los campeonatos nacionales de béisbol, dejando como resultado una  historia que hace recordar a figuras del ayer, que por su entrega y genialidad son dignos de elogiar, tal como lo demostró Eric Eduardo Espino.

 

Cómo todo pequeño interiorano que se deja enrolar por la pasión del deporte de las bolas y los strikes, Eric Espino creció en la década de los sesenta en las Tablas provincia de Los Santos, jugando en el cuadro infantil 11 de octubre en las ligas infantiles que organizaba Domingo “Mingo” Castillo, desde entonces su apego por este deporte ha sido incondicional.

Nacido para béisbol

“La familia Espino en los Santos tuvo varios peloteros. Mi papá (q.e.p.d.) se llamaba Tito Livio Espino y representó a la provincia santeña en campeonatos nacionales, se retiró cuando se murió el pelotero Olmedo Solé. Mis hermanos Tito y Jorge, también se destacaron en estos torneos”, rememoró el nacido el 18 de enero de 1956.

 

Durante la serie de 4 equipos del campeonato de béisbol nacional de 1981, el estadio Juan Demóstenes Arosemena fue el escenario donde se encontraron los tres hermanos jugando en un mismo partido, Eric y Tito representando a Veraguas y Jorge a Panamá Oeste.

Con todas las referencias familiares y sus habilidades demostradas, Eric logra debutar en la máxima cita nacional de la categoría juvenil en 1973, vistiendo los colores de la tropa santeña como receptor.

 

Para 1975 llega al certamen mayor, en este caso jugando segunda base para la primera representación de Panamá Oeste en certámenes nacionales, su conexión con esta novena se dio al estudiar en el colegio Pedro Pablo Sánchez de Chorrera, donde obtuvo su título de sexto año.

 

Saber y saberlo demostrar, es valer dos veces.

La ilusión de todo jugador era salir campeón, Eric al igual que sus compañeros de Panamá Oeste intentaron alcanzar lo anhelado, siendo en 1980 la oportunidad más cercana que tuvo este equipo de lograr una corona luego de caer derrotado en la final ante Herrera, sin embargo, más allá del resultado aquel capítulo significó ciertos cambios en su vida.

 

“Al terminar el juego el Dr. Abran Saied director de la Caja de Seguro Social me dice que si quería trabajar en Soná, Veraguas, ya que yo me había graduado en la Universidad de Panamá de Licenciado en Farmacia. Entonces, hablé con la gente de oeste y el Dr. Oyden Ortega, me dio a entender que de detrás de todo estaba el general Torrijos. No tenia más posibilidad y acepte”, precisó.

 

Con la decisión tomada, Eric se radicó en esta provincia y a la vez se comprometió con darlo todo dentro y fuera del terreno, considerando que no le fue nada fácil las labores, capacitaciones y el béisbol.

Estando con Panamá Oeste, la organización de Major League Baseball de los Piratas de Pittsburgh le ofreció jugar a nivel profesional, oferta que rechazó al inclinarse por sus estudios.

 

Al alcanzar cierta madurez, este jugador que siempre lució el #32 en camiseta empezó a figurar entre los mejores de los certámenes locales, basta rememorar detalles como: Líder en Bases por Bolas con 14 en 1982, Campeón en Empujadas con 26, Campeón en Cuadrangulares con 6 en 1983, Jugador Más Valioso, Campeón Bate con 64 turnos, 28 imparables y .438 de promedio en 1984 y Líder en Dobles con 13 en 1985, (Aún se mantiene como récord en regular a 2 vueltas).

 

Más allá de las estadísticas, lo más atesorado por él es el título con Veraguas en 1984, “Le ganamos a Panamá Metro dirigido por José Murillo en un campeonato muy accidentado, donde la guardia tuvo que intervenir en el partido. La gente entro al terreno de juego, el partido se suspendió varios días y cuando regresamos Veraguas le ganó a metro 2 juegos y se coronó campeón” añadió, el también comentarista de RPC Televisión.

 

Siendo la única vez que esta provincia obtiene este galardón en la categoría mayor, que tuvo como director a Feliciano Vergara y un sólido conjunto de peloteros, como; Orlando Cano, Aníbal Reluz, Francisco Martínez, Aneldo Maloff, entre otros.

 

Hasta aquí llegó

Luego de 19 temporadas disputadas en campeonatos nacionales de béisbol, dónde se le recuerda por méritos como; el ser el primer jugador en conectar 500 incogibles en  las justas locales, conectar 3 cuadrangulares en un juego ó el ser selección de Panamá en reiteradas ocasiones, este ex tercera base de Veraguas decide en 1993 ponerle punto final a su carrera deportiva.

 

Sus razones se basaron en que no sentía deseo de conquistar nada más, alegando que uno debe darse cuenta a tiempo cuando le llega ese momento, por lo que decidió retirarse, además, ya había entrado también a la tercera faceta que eran los comentarios por la radio y le quitaba mucho tiempo entrenar, aunque admitió que duele decirle adiós a algo que se lleva en la sangre

 

Hoy día este personaje reside en Veraguas, se ha estado dedicando a sus negocios (farmacias privadas), comentarios radiales y televisivos,  y del disfrutar con sus seres queridos y lo más preciado por él; la vida.

 

Campeonatos Nacionales de Béisbol Mayor

Equipos: Panamá Oeste y Veraguas

Temporadas: 19

Juegos Jugados: 410

Veces al Bate: 1,482

Carreras: 289

Imparables: 509

Dobles: 85

Triples: 8

Cuadrangulares: 67

Carreras Empujadas: 321

Promedio: 0.343

Bases Alcanzadas: 811

Porcentaje SLG: 547

 

*Estadísticas cortesía Glenn Díaz.

Curiosidades

  • Conectó 3 jonrones en un juego, fue el tercer jugador en la historia en lograrlo.
  • En 1985 batió 16 extras bases 13 dobles y 3 cuadrangulares.
  • El 26 de febrero de 1992 en el estadio Kenny Sarracín conectó su imparable #500, primer jugador en lograrlo.
  • Esta entre la combinación de hermanos con mas hits y anotadas.
  • Fue el último manager – jugador en 1993.
  • Como director juvenil de Veraguas, salió sub campeón en 1995.

Ha recibido condecoraciones como las llaves de la ciudad en Santiago, Orden De Manuel Roy de parte de Pandeportes.