cat_tn20110324_p1100616t

Por: Isaac Castillero Wilson

De los artilleros imparables que ha dejado la historia del béisbol nacional, superando los 600 incogibles en 21 temporadas con Coclé.

La rica y nutrida historia beisbolera de Panamá hace recordar el pasado de aquellos que se lucieron por su capacidad de impulsar a su novena, siendo entre los más efectivos con hombres en bases, con la capacidad de chocar y poner lejos la bola, Tomas Simitti Coronado.

 

Nacido el 23 de marzo de 1957 se crió en Río Grande, provincia de Coclé y desde pequeño mostró su afición por el deporte de las bolas y los strikes.

Como la mayoría de los pequeños del interior que ven en el béisbol el entretenimiento favorito, este personaje no olvida el noble gesto que tuvo su maestra Sonia Vega de la Escuela José de Gracia Fernández al obsequiarle en primer grado dos bolas, un bate y una guantilla, algo significativo al no ser cualquiera que contaba con estos implementos y que a la postre le motivó.

 

“Yo jugaba en ligas infantiles de mi sector. Recuerdo que a mis 12 años el maestro Ernesto Pérez me mandó a Aguadulce a practicar y representar a Coclé en unos juegos nacionales. Pero cuando llegué me dijeron que el equipo estaba completo. Me fui del estadio Remón Cantera hasta la vía interamericana llorando. Pero al día siguiente el maestro había solucionado el inconveniente y pude jugar por primera vez para mi provincia”, rememoró con cierta nostalgia el ex pelotero.

 

Desde entonces se mantuvo jugando internamente en su provincia, sin embargo, nunca lo llamaron para vestir los colores en la categoría juvenil, pasada su adolescencia lo tomaron en cuenta para disputar los campeonatos de béisbol mayor B, donde jugó los dos únicos años (1977 y 1978)  en que se hicieron estos torneos.

 

A sonar el madero

En 1979 fue cuando Ruperto Cooper le da la camiseta 27 para que juegue como receptor con la “La leña roja” de Coclé en la máxima cita del béisbol criollo.

 

En sus primeros años sus actuaciones fueron modestas, similar a lo que presentaba en terreno el equipo en general, pero con el paso de las campañas se fue acoplando al ritmo y en 1984 terminó como líder en incogibles con 30, dosis que repitió en 1986 con 33.

 

Los buenos reflejos y un swing rápido fueron los aspectos que consideró este ex jugador como fundamentales para poder sobresalir en las posiciones que jugó (Receptor y bateador designado).

 

El buen accionar le sirvió para formar parte de la selección panameña que jugó el Campeonato Mundial en Cuba 1984. Después viajó a Taiwán con el equipo a unos amistosos.

Ardió “La leña roja”

Desde 1985 hasta 1993 el conjunto coclesano logró meterse en semifinales; entre los protagonistas de esos años dorados, figuró Simitti, al quedarse con galardones como el título de campeón de bateo en 1987 en 71 turnos, 33 imparables y promedio de .465, además de líder en dobles con 11 igual como lo hizo en 1999 al culminar con 8. Campeón empujador en 1990 con 20.

 

“En 1987 nos jugábamos el pase a la final ante Panamá Metro y perdíamos 4 a 2. En el inicio yo había impulsado las dos carreras de mi equipo con un cuadrangular. Teníamos hombre en primera y segunda, en mi turno anterior me habían ponchado con una curva, por lo que me preparé y con ello la volví a sacar del estadio. Ganamos 5 por 4 y pasamos a la final. Después barrimos a Los Santos en cuatro partidos y así nos coronamos”, contó el entrevistado.

 

Entre los compañeros que aportaron a esa gran alegría que le ha significado el único título de Coclé en estos torneos, sobresalieron Rigoberto Villarreal, Benjamín Salamín, Eduardo Castillo, Rolando González y muchos más que trabajaron bajo las órdenes del director Dimas Delgado.

Parada… “Me bajo en Río Grande”

Luego de 21 campañas en los torneos locales, Tomas Simitti decide darle paso a las nuevas generaciones de su provincia, aunque admitió el haberle gustado jugar un año más con tal de llegar a los 700 inatrapables y no quedarse en 694.

 

De igual forma, el poder ganarse el respeto y la admiración de muchos en el plano del béisbol criollo le representa satisfacción.

 

Hoy día esta figura del ayer, se mantiene laborando en el Ministerio de Desarrollo Agropecuario e igualmente compartiendo del calor familiar en su natal Río Grande.

 

Curiosidades

 

  • El 12 de marzo de 1996, bateó seis incogibles en un juego contra Bocas del Toro.
  • Conectó tres cuadrangulares en un partido ante Colón.
  • El 11 de febrero de 1995 se convierte en el segundo jugador en sobrepasar la marca de los 500 imparables y en 1997 llega a los 600.

 

Numeritos

Temporadas: 21

Juegos jugados: 479

Veces al bate: 1.883

Carreras: 344

Imparables: 694

Dobles: 111

Triples: 9

Cuadrangulares: 62

Carreras empujadas: 398

Promedio: .369

 

Estadísticas cortesía Alfredo Franceshi