cat_tnscan10101

Por: Isaac Castillero Wilson

Cinco décadas en el oficio de árbitro de béisbol lo han convertido en un profesional del béisbol, recorriendo distintos escenarios del mundo, como juez, coordinador e instructor.

En un país que vive y respira béisbol, hay espacio para maestros del arbitraje; éstos actúan con autoridad y conocimiento suficiente para pasar desapercibidos.

 

Desde pequeño, nació el 1 de febrero de 1943 de descendencia jamaiquina, sintió gusto por el deporte de las bolas y los strikes, sin embargo, responsabilidades para con sus 5 hermanos menores le impidieron el adentrarse más en el deporte.

 

“Yo participaba en las ligas recreativas y torneos distritoriales en el Mariano Bula, pero muchas veces no podía asistir por mis compromisos en casa, e inclusive sólo hasta tercer año en el colegio Abel Bravo”,  indicó.

 

En la máquina del tiempo

Luego de transcurrida su adolescencia, el también primo de los ex peloteros profesionales Rod Carew y Leslie Scott, recordó, “Me inspiré en el árbitro Rolando “Capi” Morris (q.e.p.d.), al verlo en la portada del periódico La Hora, bien vestido de negro captó mi atención. Por ello, acudí a él, a los días ya estaba  bajo sus órdenes”.

 

Dio sus primeros pasos en las pequeñas ligas (Categoría Pony), que realizaba el Coronel “Chito” Flores a finales de los sesenta. Alternadamente estudiaba junto a “Capi” Morris, quien luego lo refirió con Guillermo Hains encargado de los árbitros en Panamá con quien fortaleció sus conocimientos a través de sus cursos, además reconoce el aporte de Jimmy Jones, Alan Luis, José Calazan, su madre y esposa, quienes ayudaron en su desarrollo.

Una vez encaminado en el mundo del arbitraje, las pruebas no se hicieron esperar llegando a laborar en Colón y Panamá, siendo los Juegos Centroamericanos del Caribe en 1970 en nuestro país, su primera justa internacional.

 

En 1975 se le ofrece la oportunidad de participar en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Bola Suave. Ese año Recibe sus credenciales comó arbitro registrado por la confederación Centroamericana de sóftbol (Conca-cas).

 

Años más tarde fue nombrado como Coordinador de árbitros en los campeonatos nacionales juvenil y mayor (ambos en 2 periodos en los ’70 y ‘80). Entre los años 80 y 90  es nombrado por  Panamá Canal Commission como alto comisionado  de béisbol de las 14 bases militares estadounidense en Panamá. A su vez, logró abrir una escuela para aprendices en las áreas revertidas, graduando a más de 80 árbitros.

 

Además, por varios años ha estado trabajando con la Confederación Panamericana de Béisbol (COPABE), donde actualmente preside la comisión arbitral, y con la cual ha formado parte de diferentes programas en diferentes países, sin olvidar que desde hace seis años trabaja con la Major League Baseball, como instructor de árbitros.

 

Trayectoria envidiable

Durante su carrera ha visto en campo de juego a más de la mitad de los peloteros que se han desarrollado en la historia formal del béisbol local, entre ellos: Luis Ortiz, Emilio Castro, Gilberto Martínez, Mariano Rivera, Carlos Lee, Ramiro Mendoza y Bruce Chen; agregando sus actuaciones internacionales, estando jugadores, como; Andrés Galarraga, Tony Armas, José y Ozzie Canseco, Mark McGwire y Ken Griffey Jr. que actuaban en ligas profesionales de la región.

 

Entre los Juegos más recordados donde vio acción, figura el Hit No Run que tiro Roy Blake en 1978 a Panamá Oeste,  los clásicos entre Herrera y Los Santos (juvenil y mayor), los cuales catalogó de alto voltaje.

 

Su buen accionar y la constante documentación le han permitido profetizar el béisbol en países: Estados Unidos, Canadá, Cuba, México, Japón, y otros, pero lo más importante es que este deporte le ha enseñado disciplina, respeto y  educación.

 

Para Vincent, el béisbol es su pasión, y está consciente que este vínculo está por finalizar, pero de momento no le pone fecha a su retiro. No descarta la posibilidad de poder figurar nuevamente en los campeonatos nacionales, luego de estar inactivo desde hace algunos años por discrepancias con miembros de la pasada Federación Panameña.

 

Dato: Compartió pasajes junto a jueces como: “Ñito” Caparrosa, Edgardo Bolaño, Eustorgio Bernal, “Chon” Aguilar y Joaquín Giménez.

 

Valor: Condición física, concentración, confianza, conocimiento de las reglas y credibilidad, son los atributos con los que debe contar un buen árbitro, según Scott.