Su misión es la atención de personas con autismo por medio de programas que le permitan integrarse a la sociedad de forma productiva.

 Redacción: Sports & Health

Fotos: cortesía de Fundación Enséñame a Vivir

La Fundación Enséñame a Vivir fue creada para buscar mejores días en la vida de niños, jóvenes, adultos y sus familias con el trastorno neurológico que les afecta su conducta, lenguaje e interés por la sociedad.

Esta organización sin fines de lucro,  fundada en 2010, empezó a operar en 2012 con su centro de atención ubicado en la Boca, Panamá.

“Surgió ante la necesidad de contar con un centro de tratamiento, de manera que un grupo de padres de niños con autismo, liderados por Candice García de Paredes decidieron gestionar su apertura bajo la filosofía y metodología del Centro Ann Sullivan del Perú”, señaló la directora de la institución, Lissett Basmeson.

Igualmente detalló que sus servicios parten como centro de rehabilitación, donde se aplican programas para el tratamiento de este trastorno, “No somos un centro educativo. Operamos todo el año con nuestro programa Curriculum Funcional Natural. La atención es dividida en grupos de edades, en horarios matutinos y vespertinos, de lunes a viernes.”

A la fecha, 38 niños y adolescentes que van desde los 2 años fueron evaluados inicialmente  para crear su perfil y que las especialistas identificasen cómo era su capacidad de comunicación, su desenvolvimiento con actividades cotidianas e igual sus actitudes, todo de la mano de la parte académica.

Otras actividades tales como: la siembra en sus viveros, se incorporan al programa para contribuir en su desarrollo. Luego estos productos se ponen a la venta.

Para los mayores de edad, existe un programa de inclusión laboral.  Se trabaja en un aula pre-vocacional donde se refuerzan sus habilidades, para que puedan ser colocados posteriormente en determinadas empresas.

En Panamá no se cuenta con datos estadísticos sobre el autismo, pero a nivel internacional se habla de 1 caso cada 68 niños; sin embargo, es preocupante el poco interés de mejorar la situación en nuestro país, siendo la Secretaria Nacional de la Discapacidad (SENADIS) la que todos los años apoya con un fondo para la organización.

La Fundación concentra sus esfuerzos en abarcar más participantes ante la constante demanda, “Los beneficiados no se van de la fundación, el programa es progresivo y toca esperar que se desocupen cupos por diferentes circunstancias o que en la rotación de niveles permita otro espacio”, añadió la directiva.

Señales de alerta para identificar casos desde el hogar:

  • No reacciona cuando lo llaman por su nombre.
  • Evita contacto visual.
  • Prefiere estar solo.
  • Es inexpresivo, o tiene expresiones faciales inapropiadas.
  • Evita o rechaza el contacto físico.
  • Presenta retraso en el desarrollo del habla o lenguaje.
  • Tiene interés obsesivo por ciertos objetos.
  • Le irritan cambios mínimos.
  • Repite las palabras una y otra vez.
  • Parece no tener miedo al peligro.

Este 2018 la fundación enviará a dos de sus especialistas a Perú, para recibir mayor capacitación con miras a ofrecer una mejor atención.

Para mayor información, llamar al 314-3010 o escribir a fundacioneav@gmail.com.  Para apoyar el programa de becas la cuenta corriente es: Fundación Enséñame a Vivir #03-81-01-089743-6 del Banco General.

    Twitter e Instagram: fundacionevav