sh_istock_000008547411small_large
La pitiriasis “sicca”, mejor conocida como caspa, es un padecimiento que afecta el aspecto físico, estético, social y de autoestima de quien la tiene. Dermatológicamente también se conoce como pitiriasis capitis y dermatitis seborreica del cuero cabelludo.

Qué es?

Una fina descamación del cuero cabelludo, generalmente asintomática, suele presentarse en algunos pacientes en cejas, pestañas ó en cualquier lugar donde exista pelo. Algunas personas además presentan una leve inflamación en el cuero cabelludo. La mayoría de los casos se observan finas hojuelas ó costras blancas, que no son más que células muertas producto del recambio celular.

En algunos pacientes la caspa puede acompañar a otras patologías dermatológicas como: psoriasis del cuero cabelludo, infecciones bacterianas, infecciones parasitarias, infecciones micóticas ó dermatitis seborreica de mayor extensión (entrecejo, surcos nasales y pecho). En otros casos la aparición súbita de caspa puede ser indicador de presencia de otras enfermedades no dermatológicas como: Parkinson, SIDA, y enfermedades digestivas, entre otras.

Generalmente es una entidad controlable, es decir probablemente no consiga la cura en un 100% ya que es una predisposición de mudar la capa más externa de la piel del cuero cabelludo con mayor rapidez de quienes no la padecen.

Quiénes la padecen?

Es más común en pacientes jóvenes: adolescentes y entre los 20 a 30 años de edad debido a las alteraciones hormonales. Se le atribuyen muchas causas entre ellas hongos, mayor producción de sebo por parte de las glándulas sebáceas, historia familiar, estrés, sudoración excesiva, cansancio y ciertos químicos (tintes, gel, fijadores). Quienes la padecen deben evitar usar ropa con colores oscuros, el sol y el estrés.

Para evitar futuras inflamaciones e infecciones del cuero cabelludo, debe acudir al médico para iniciar con los tratamientos indicados y descartar que exista alguna otra enfermedad dermatológica concomitante.

En caso de tener picazón se debe evitar rascarse ya que puede producir contaminación en caso de haber infección.

Tratamiento

Se debe usar shampoo dermatológico a base de alquitrán de huya, azufre, piritionato de zinc, selenio, ácido salicílico ó ketoconazol. A medida que se obtenga mejoría se debe disminuir el uso de estos productos ya que en algunos casos puede existir resistencia al tratamiento e incluso empeorar el problema ya que son muy fuertes. El cabello debe mantenerse limpio, de ser posible se debe lavar todos los días. Es importante lavar con jabón suave las peinillas y cepillos de uso personal para evitar futuras contaminaciones. El mantener una alimentación balanceada, alta en mariscos y carnes rojas, rica en zinc y derivados del complejo B evita futuras recaídas.

Dra. Jessica J. Correa C.
Dermatología y Cirugía de Piel
Citas: 996-2340