piediabeticoLos pacientes diabéticos deben evitar lesiones en los pies, por la gravedad que representan sus complicaciones.

Entidad temida por los pacientes diagnosticados “diabéticos” e incluso en los que no padecen la enfermedad, ante heridas que no cicatrizan adecuadamente. Lo primero que intriga al paciente es si existe o no problema con el azúcar alto.

En la práctica dermatológica se atiende esta patología de forma multidisciplinaria, ya que se necesita del internista, endocrino, cirujanos (generales y vasculares), médicos generales, podólogos, enfermería y nutricionista para alcanzar el éxito.

El pie diabético no es más que una alteración de la piel y los tejidos profundos de las extremidades (pies), secundaria a daños vasculares y neuropáticos producidos por la diabetes. La principal etiología o causa de presentar un pie diabético es padecer la enfermedad diabetes como base, entre otras, además de los daños causados por la diabetes a los nervios (neuropatía) y los daños causados a la circulación (arterial).

La sensibilidad
Al estar alterada la función nerviosa se altera la sensibilidad, de esta forma se explica el porqué el paciente no siente dolor y no percibe los cambios de temperatura en sus pies, razón por la que en la mayoría de las veces no se dan cuenta de los cambios que va presentando su piel.

Al estar alterada la función vascular conlleva a cambios atróficos al no llegar el adecuado aporte de sangre arterial (nutrientes y oxígeno), lo cual produce atrofia (disminución del grosor muscular), resequedad de la piel, callos, várices y cambios en los anexos de la piel, en pelo y uñas.

Aquel paciente que presente piel reseca y no tenga la sensibilidad al dolor ante cualquier estímulo externo como golpes, rozaduras, quemadas y picaduras, está en riesgo de formación de úlcera (pérdida de continuidad de la piel), lo cual puede complicarse con infecciones, pues al existir la puerta de entrada al organismo pueden introducirse bacterias que prontamente se adueñan del tejido y complican el área.

Medidas a tomar
Los pacientes diabéticos deben evitar lesiones en los pies, ya que la peor complicación es una amputación en el pie afectado, lo cual conlleva a trastornos físicos y emocionales severos.

Es una entidad prevenible en la mayoría de los casos. Hay que tomar ciertas medidas como:

  • Mantener niveles de azúcar óptimos a nivel sanguíneo.
    Evaluación minuciosa cada 6 meses de los pies por parte del médico tratante de la diabetes.
  • Mantener una adecuada higiene y cuidado de pies en el hogar
    Utilizar zapatos adecuados para diabéticos, no apretados, preferiblemente cerrados, evitar sandalias y tacones.
  • Evitar andar descalzo.
  • Lavarse los pies 2 veces al día con jabones suaves.
  • Secarse bien los pies después del baño.
  • Aplicar cremas hidratantes en los pies (evitar aplicarse entre los dedos para evitar humedad).
  • Utilizar protector solar en el área de los pies al estar fotoexpuesto.
  • Cortarse las uñas cuadradas (rectas).
  • Evitar las bebidas alcohólicas.
  • Evitar el cigarrillo.
  • No cruzar las piernas al sentarse.
  • Evitar el sobrepeso y obesidad.
  • Consumir alimentos sanos y suplementos alimenticios como minerales y oligoelementos.
  • Realizar ejercicio físico para mantener un adecuado flujo sanguíneo.
  • Mantener niveles normales de los lípidos en la sangre.
  • Evitar el aumento de la presión arterial.

El cuidado de la diabetes debe iniciar con los pies, pasos firmes, saltos gigantes!

 


 

Dra. Jessica Correa
Dermatóloga y Cirujana de Piel
Centro Médico Chitré
996-2340
Jessicacorrea15@hotmail.com