sh_istock_000000523595small_large
Hay muchísimas razones por las que podemos tener dolor en las rodillas, si pensamos lesiones tal vez sea conveniente dividir este “paquete” en dos grandes grupos: lesiones agudas (ruptura de un ligamento o menisco, fractura o
dislocación de la patela, etc…) y las lesiones por sobreuso, que se presentan de manera más gradual tal vez, sin relación directa con un trauma específico, aunque a veces estas condiciones pueden manifestarse “agudamente” con un trauma mínimo ya que la estructura estaba siendo afectada poco a poco. En general hablaré de condiciones en las que el dolor en la rodilla se presenta gradualmente en el transcurso de días o semanas. Para llegar a un diagnóstico particular, debemos comenzar por obtener una descripción detallada del afectado, del dolor, su tipo, evolución, área específica, actividades o posturas que lo alivian o agravan. Luego procedemos con un exámen que incluye: inspección (revisión visual), palpación, movilización, evaluación de la función neuro-muscular y algunos tests especiales. También en ocasiones se pedirá exámenes como rayos X, resonancia magnética u otros.

Ejemplos comunes de dolor en las rodillas:

1. Síndrome Patelo-femoral o dolor Patelo-femoral:
Es usualmente una lesión crónica por sobreuso, aunque también puede ser causada por un golpe directo en la patela. El dolor es causado porque la patela se desplaza sobre los cóndilos femorales (extremo distal del hueso fémur del muslo) en una posición anormal. Los síntomas incluyen dolor en situaciones como: al bajar escaleras, hacer cuclillas, estar sentado con las rodillas dobladas por largo tiempo como cuando maneja largo o cuando está en el cine y otras. El diagnóstico es clínico.
El tratamiento: es primariamente de rehabilitación con énfasis en el fortalecimiento de los músculos del muslo y el entrenamiento neuromuscular. Se ha utilizado la inmovilización de la patela (taping o bracing) corrigiendo la “desviación”, sin resultados consistentes. La cirugía está indicada únicamente cuando existe documentación de dislocaciones recurrentes de la patela o una patela claramente fuera de lugar (posición)

2. Tendinitis patelar (“rodilla del saltador”)
Es un problema común en atletas que saltan mucho (voleyball, basketball). El dolor se da en la parte distal de la patela (polo inferior); puede empezar luego de un salto o aterraje o luego de una sesión dura de entrenamiento, pero en la mayoría su inicio es gradual. Histológicamente no hay mucha reacción inflamatoria si no cambios del tipo degenerativo en el tendón. El diagnóstico es también clínico, con dolor a la palpación del área afectada del tendón.
El tratamiento incluye rehabilitación, principalmente con ejercicios de contracción eccéntrica por, al menos, 12 semanas, con modificación de la actividad agresora y protección del tendón (strap). Si no responde a las 12 semanas de terapia la cirugía es una alternativa.

3. Síndrome de la Banda Ileotibial (“Rodilla del corredor” o “Snaping knee”)
Común en corredores de larga distancia, el tendón de la banda ileotibial se inflama y se pone doloroso con el sobreuso (muchos kilómetros de entrenamiento, aumento muy rápido de las distancias o falta de estiramiento del tendón). El síntoma principal es el dolor al correr que se localiza en el cóndilo femoral lateral (prominencia en el lado de afuera de la rodilla); el dolor puede disminuir al entrar en calor, pero reaparece luego de enfriarnos. Algunas veces el atleta puede escuchar un chasquido cuando el tendón roza el cóndilo del fémur (de allí el nombre de “snaping knee), pero esto no es tan común.
El tratamiento consiste en medicas para disminuir la inflamación (hielo, antiinflamatorios), estiramiento de la banda ileotibial; también se pueden usar modalidades terapéuticas como ultrasonido o estimulación eléctrica

4. Burisitis
Hay varias bursas alrededor de la rodilla que se pueden inflamar; usualmente resultado de traumas repetitivos (como caídas con golpes directos y sangrado). La bursa más común es la prepatelar (situada debajo del tendón de la patela), como resultado de caídas con golpes sobre esa área. Los síntomas principales son edema (hinchazón) y dolor. En ocasiones las bursas se pueden infectar, en ese caso puede aparecer fiebre y otros síntomas sistémicos. El diagnóstico es clínico y se puede confirmar con ultrasonido o resonancia magnética.
El tratamiento consiste en aspirado de la bursa (con una aguja esteril), aplicación de presión y analgésicos, también se puede infiltrar con cortisona; si hay infección hemos de prescribir antibióticos.

5. Entensopatías del tendón patelar en jóvenes
a. Osgood-Schlatter
b. Sinding-Larsen-Johanson
Son condiciones no tan comunes que se ven en niños y jóvenes antes del cierre de los centros de crecimiento (epífisis de crecimiento), o sean antes de los 16 ó 17 años. Ambas son en el tendón patelar, Osgood-Schlatter en la parte distal (donde el tendón se inserta en la tibia) y Sinding-Larsen-Johanson en la parte proximal (en el polo inferior de la patela). El diagnóstico es clínico, pero algunas veces necesitaremos de radiografías especialmente para descartar otras patologías.
El tratamiento, el paciente debe disminuir las cargas (entrenamiento) por al menos 6 semanas, hacer ejercicios de rehabilitación con incrementos graduales de las cargas y aplicar modalidades terapéuticas.


Centro de Rehabilitación por ejercicios MEDIC GYM
Dr. Enrique José Mayo De Bello                  Consultorios Médicos Royal Center
Medicina Familiar y Medicina Deportiva        Sección C, 3ER piso #339
e-mail: ejmayo@cableonda.net                  Teléfono: 263-4007 ó 263-0407
Página WEB: www.medicgym.com              Fax: 263-8517