sh_885280_98230692

Cuando pensamos en “CÁNCER” nos invade una actitud de extrema preocupación, nostalgia, tristeza y derrota como resultado de una mala información alrededor de esta enfermedad, que nos lleva a pensar de inmediato en la muerte.

Por el estilo de crianza y el medio ambiente que nos rodea, la mayoría de los seres humanos hemos sido educados con tendencia hacia la negatividad.  Esta mala actitud influye en la  forma como asumimos cualquier situación en nuestras vidas. Es por eso, nuestro interés en ayudar a cambiar la forma de pensar y de vivir esta enfermedad, que padecen muchas mujeres en nuestro país.

El “Cáncer” es una enfermedad que puede ser  tratada con gran porcentaje de éxito, sin embargo, un resultado positivo se fundamenta en aspectos  como:

1.   Examen médico necesario en la detección de la enfermedad en su etapa inicial. La prevención es uno de los factores  que hace la diferencia en este tipo de situación.

2.   Actitud positiva con que la persona afectada, familiares y amigos asuman frente a la noticia.  El apoyo a la persona diagnosticada hará que reciba una fuente de energía positiva y piense siempre en un resultado favorable.

3.   Búsqueda de información sobre la enfermedad, la asistencia a un grupo de apoyo o conversaciones con pacientes diagnosticados con cáncer, hacen una gran diferencia en el manejo de la enfermedad.  La experiencia y testimonio de otras personas que han obtenido buenos resultados, dan al paciente esperanza para confrontar su realidad.

4.   El aspecto espiritual con el que cada paciente con cáncer vive su enfermedad, sirve en la mayoría de los casos para asumir una actitud más realista, positiva y esperanzadora. El llenar los vacíos emocionales conlleva a una sanación interior que psicológicamente, ejerce una actitud positiva que ayuda al paciente a manejar las molestias que presenta el tratamiento de la enfermedad.

5.   La familia del paciente debe buscar ayuda profesional para conocer adecuadamente todos los aspectos del manejo de la enfermedad.  El apoyo emocional y psicológico es de suma importancia para la persona diagnosticada. Los hijos, esposos o padres que están al cuidado del paciente, deben trasmitir de igual forma una posición positiva, luchadora, de paz y tranquilidad, pues estos aspectos serán trasmitidos a la persona con la enfermedad.

Debemos entender también que en los casos de estado más avanzado, la enfermedad puede no tener un resultado positivo, ya que el paciente sólo puede ser tratado con medicamentos para disminuir el dolor y las molestias, mas no llevan a la cura definitiva.

Si este fuera el caso a vivir, el proceso de aceptación de la muerte es un aspecto psicológico que debe ser tratado, ya que tanto el paciente como sus familiares necesitaran ayuda profesional en la forma como será asumido el resultado final. La diferencia en la forma como una persona con cáncer asume su enfermedad, está en su interior pues la actitud con que lo confronte radica en sus pensamientos.  Por esta razón, recomendamos los pacientes que busquen ayuda profesional y sobre todo espiritual.

VALOR: En muchos casos, sólo la voluntad de querer vivir y la aceptación positiva llevan al éxito o fracaso en el diagnostico final.

Mi familia ha experimentado varios casos de Cáncer con resultados positivos gracias al grupo de apoyo familiar.  La clave estuvo en factores como: el manejo adecuado de la información sobre cada tipo de cáncer que han padecido, la inyección de energía positiva con la que fueron tratados, la espiritualidad que les ayudó a aceptar la voluntad de Dios en sus vidas y sanar las heridas emocionales, la parte psicológica con que asumieron la enfermedad que les sirvió de alivio, sus pensamientos positivos de amor a la vida, a su familia; además de que durante su enfermedad, nunca dejaron de sentir el amor de sus familiares.

En la actualidad, el “Cáncer” debe ser comprendido como una enfermedad con muchos pronósticos positivos, pues la ciencia ha evolucionado en la búsqueda de mejores tratamientos.  No obstante, el verdadero éxito está en  la prevención, a través de evaluaciones médicas que permitirán observar síntomas o determinen la presencia de la enfermedad en sus etapas iniciales.

No permitamos que esta enfermedad cambie nuestro futuro, seamos conscientes que la responsabilidad está en nuestras manos sobre todo, en el estilo de vida que llevemos. Hay que valorar la importancia de nuestra salud; por ello, exhorto al control periódico recomendado por los médicos, a vivir una vida más sana a través de una buena alimentación y un plan de ejercicios.

Amémonos y evitemos todo lo negativo que hay a nuestro alrededor.

 

Por:

LIC. ILKA DONATO E.

idonato15@hotmail.com

Tel. 270-7934/35

STAY FIT/ FIT BODY Cll.74 San Fco.

Edif. Golf Plaza