sh_1184390_72579423hipo

Ingerir líquido durante el ejercicio o actividad física prolongada es recomendado como estrategia  para un mejor desempeño y además para prevenir la deshidratación y sus consecuencias para la salud.  No obstante, llevar al extremo la rehidratación agresiva, puede causar un desequilibrio hídrico suficiente como para producir una condición médica importante y potencialmente fatal conocida como Hiponatremia Sintomática o “Intoxicación por agua”

Qué es?

En medicina clínica, Hiponatremia es una concentración de sodio (Na++) por debajo del nivel crítico necesario para el correcto funcionamiento del cuerpo (135mEq/L); también a un descenso rápido del nivel del sodio en sangre. Durante el ejercicio se pierden importantes cantidades de sodio a través del sudor, reduciéndose los niveles de sodio en plama.  A este evento bioquímico que puede ser asintomático y pasar inadvertido, se le conoce como: HIPONATREMIA ASOCIADA AL EJERCICIO (HAE) descrito por primera vez en 1971. El evento clínico con todos los síntomas asociados a esa disminución del sodio se conoce como Hiponatremia sintomática y ahora sabemos que es una condición debida, entre otras cosas, a estrategias de hidratación equivocadas durante la participación en actividades físicas prolongadas.

 

La HAE usualmente se desarrolla en actividades físicas superiores a 5 horas (podría ser antes, de existir un déficit de sodio previo inadvertido). Con el sudor se pierde principalmente: agua, sodio, cloro y potasio.  Si el atleta ingiere líquidos hipotónicos con respecto al suero (tienen menos solutos incluyendo el sodio, que el suero humano) habrá una disminución progresiva del sodio en el cuerpo. A medida que la cantidad de sodio (solutos) disminuye en el líquido extracelular (incluyendo el suero), este se hará más hipotónico con respecto al interior de la célula y por movimientos de ósmosis, el líquido entrará en la célula produciendo un edema (hinchazón) de la misma. Si esto alcanza una magnitud suficiente o sucede muy rápidamente, puede ocasionar edema en los pulmones, el cerebro y alterar las funciones del sistema nervioso central, produciendo los síntomas característicos.

 

Síntomas:

Estos síntomas pueden incluir confusión, desorientación, obnubilación mental, dolor de cabeza, náusea, vómitos, dificultad para hablar, incoordinación y debilidad muscular, a veces extrema. La severidad de los síntomas depende de la magnitud de la caída de las concentraciones de sodio y también de la velocidad de esta caída. Si la hiponatremia se desarrolla muy rápidamente puede ocurrir edema pulmonar (agua en los pulmones), convulsiones, coma y paro cardiaco. La condición, a pesar de su dramatismo puede ser tratada y revertida por lo general, sin secuelas. Pero hay que actuar rápido. Lo mejor es hacer lo que esté a nuestro alcance para evitar el desarrollo de esta condición.

 

Condiciones de Riesgo:

  • Tomar demasiada agua durante el evento.

Es la causa más común de HAE; afecta mayormente a maratonistas, ultra-maratonistas, triatletas, ironman, ciclistas de fondo, senderistas y otros. El problema parece ser el uso de agua u otras bebidas hipotónicas (con bajo o nulo contenido de solutos incluyendo el sodio) para la rehidratación.  Si perdemos sodio en el sudor y no lo reponemos su nivel disminuirá. Esto puede ocurrir por el exceso de estas bebidas hipotónicas durante la actividad, pero también antes y después de la misma. Ingiera electrolitos en su estrategia de recuperación.

 

  • Alta concentración de sodio en el sudor

Las concentración de solutos en el sudor incluyendo el sodio, están en parte, determinadas genéticamente (hay otros factores como el estado de acondicionamiento físico). Si hay altas concentraciones (por ende pérdidas) de sodio en el sudor y se suma a la preferencia de tomar agua u otra bebida hipotónica, entonces se puede desarrollar hiponatremia.

 

  • Deficit general de sodio

En humanos, los niveles de sodio en plasma se encuentran entre 135 y 145 mEq/L.  Estos niveles se relacionan con el volumen total de agua del cuerpo; de modo que si una persona arrastra un déficit de sodio crónico (establecido poco a poco) con una ingesta de agua no tan exagerada y sudando durante la competición, puede desarrollar una hiponatremia importante

 

  • Otras causas

La inhabilidad de ciertos individuos a suprimir la hormona anti-diurética aún ante niveles bajos de sodio y baja osmolaridad de la sangre; con esto el cuerpo sigue reteniendo agua a pesar de haber un exceso relativo de la misma (bajas concentraciones de sodio). También se menciona la reducida capacidad de excretar el exceso de agua debido a la disminución del flujo renal durante el ejercicio. Por último hay una nueva teoría por demostrar que describe como el sodio pudiera moverse del “pool” en el plasma hacia otros sitios (no osmóticos) como el hueso.

 

Prevención:

  • Beba suficiente fluidos para prevenir la deshidratación
  • Tenga cuidado de no sobrepasarse en la reposición de líquidos
  • Utilice soluciones de electrolitos y alimentos altos en sal como parte de su reposición durante y después de la actividad física prolongada.

 

Tomar líquidos es una estrategia importante para evitar la disminución del desempeño atlético que puede causar la deshidratación, pero si toma demasiado líquido también puede ser malo y causar hiponatremia. Beba lo suficiente para no deshidratarse (>2% del peso corporal),  acostúmbrese a no usar solo agua para su reposición, especialmente si participa en actividades de larga duración (>5 horas), si es posible, conozca su tasa de sudoración (cantidad de sudor que produce por hora de actividad) y procure no beber mucho más de esto.  De esta manera podrá prevenir tanto la deshidratación como la sobre hidratación.


Por: Dr. Enrique José Mayo Di Bello

Medicina Familiar y Medicina del Deporte Medic Gym

Tel. 263-4007 ó 263-0407

www.medicgym.com