sh_desgarres_musculares

El término ESGUINCE (en inglés SPRAIN) se refiere a una lesión en un ligamento que puede ser de diferentes grados según la severidad.  La severidad es importante en el pronóstico, para estimar el tiempo que durará en sanar completamente. Si lesiones similares ocurren en un tendón o en el músculo, hablamos de DISTENSIONES O DESGARROS (en inglés STRAIN). Para estimar la “severidad” de la lesión, nos fijamos principalmente en la pérdida de la función y en los posibles patrones de lesiones estructurales.

 

Qué es?

Un desgarro, “tirón” o “jalón” muscular, es una rotura parcial o total de las fibras del músculo debido a un trauma por golpe directo o por una contracción severa. El desgarro puede ocurrir con un esfuerzo (contracción), cuando el músculo está fatigado (exceso de trabajo de forma aguda) o con sobre-cargas sostenidas (exceso de trabajo varios días seguidos, sin descanso adecuado).  Recuerde que un músculo fatigado no se comporta igual que como cuando está descansado y su capacidad para disipar fuerzas está disminuida en este momento.  También puede ocurrir cuando se realiza una contracción mayor a la que el músculo está entrenado (como cuando hacemos ejercicios por vez primera y excedemos nuestra capacidad). Algunas enfermedades del sistema muscular o enfermedades sistémicas pueden hacer que el músculo sea más propenso a desgarrarse.

 

Severidad de la lesión

El desgarro muscular se puede clasificar según su severidad:

Grado I: hay elongación, distensión o ruptura de algunas de las fibras que componen el músculo El paciente siente un poco de dolor, sobre todo al activar el músculo y algo de edema.

Grado II: hay una lesión mayor con ruptura de más fibras y mayor edema e inflamación. Existe una limitación más notoria al movimiento y hay más tumefacción y dolor también a la palpación del área afectada. El retorno a la actividad demorará más tiempo

Grado III: la lesión es mucho más grande, incluso puede haber una ruptura total del músculo, de la unión del músculo-tendón o de la inserción del músculo en el hueso. El dolor es más intenso, puede haber un defecto notable a la palpación del área y la limitación de la función es muy severa, a veces total.

 

Diagnóstico

Generalmente el diagnóstico es clínico, es decir, su médico le dirá examinarlo. En algunas ocasiones, le ordenará algún examen de imágenes (ultrasonido o resonancia magnética) para confirmar el diagnóstico o para evaluar la severidad, el tamaño y la localización de la lesión.

 

Tratamiento

El tratamiento común para las lesiones musculares incluye descanso, aplicación de hielo, compresión y elevación del área afectada. El descanso es relativo (modificación de las actividades para evitar la que cause dolor), por lo demás se debe iniciar movilizaciones tempranas, muy suaves; sin aplicar cargas, inicialmente, y luego progresar las cargas según tolerancia.

El hielo se aplica casi directamente (o en bolsas de plástico) por períodos de 20-25 minutos; se puede repetir la aplicación cada de 2-3 horas. Debe hacerse en las primeras 48 horas (algunos promueven hasta las 72 horas) de la lesión. Más allá no es tan efectivo, excepto cuando, por motivos de la rehabilitación, ejercitamos y cargamos el área inflamada. La compresión con vendas elásticas y la elevación ayudan a disminuir el edema y el dolor.

Una vez pasada la etapa inicial de 48 a 72 horas, se debe proceder a la etapa de rehabilitación activa, a través de la terapia física (fisioterapia).

 

Terapia Física

La misma incluye la aplicación de modalidades para disminuir el dolor, la inflamación y el edema.  También la movilización temprana para reducir la rigidez, el entumecimiento, mantener o reganar el rango de movimiento; y progresar para incluir ejercicios activos de fortalecimiento y de estiramiento del músculo y tendones afectados.

Estos ejercicios terapéuticos aumentarán las cargas de manera progresiva para lograr la recuperación del nivel funcional previo a la lesión. La duración de la fisioterapia y la forma en que progresarán los ejercicios dependerán de la severidad de la lesión y otros factores propios del paciente lesionado. Su médico y su equipo de fisioterapia le guiarán y ayudarán en esta fase.

 

Pronóstico

El tiempo de recuperación varía según la severidad y el individuo.

  • Los de 1er grado tomarán 8-10 días
  • Los de 2do grado de 2-3 semanas
  • Los más severos hasta 4-6 semanas.

Lo mejor respecto a las lesiones deportivas es prevenirlas, pero en caso que le suceda una, acuda a su médico y asista a su fisioterapia para la rehabilitación temprana.

 

Por:

Dr. Enrique José Mayo Di Bello

Centro de Rehabilitación por ejercicio  MEDIC GYM

Consultorios Médicos Royal Center #339

Medicina Familiar y Medicina del Deporte

ejmayo@medicgym.com

Teléfonos: 263-4007 ó 263-0407