runningPor Fernando Revuelta – Atleta del Team SAUCONY
www.runninginpanama.blogspot.com
Facebook: Fer Panama / Twitter: @Fer_Panama

Correr solo como acompañado tiene sus ventajas e inconvenientes y la elección del modo de hacerlo es personal.

El famoso filósofo griego Aristóteles catalogaba al hombre como un animal social (el llamado «zoon politikon») que desarrollaba sus fines en el seno de una comunidad. Según su postura ello supondría admitir que las actividades humanas en principio deberían tener un componente grupal para que las mismas se desplegasen a su nivel máximo de eficacia y realización. Pero el running, como otras actividades que se van imponiendo con mayor presencia a nivel global, no escapa del debate de si es preferible realizarlo acompañado o de modo individual.

Realmente, cada persona por fortuna es diferente, así como sus estados de ánimo, motivaciones, objetivos e ideales, por lo que intentar generalizar de partida, es un modo muy simplista de ver las cosas. Dice el refrán “Que para los gustos están los colores” y a diferencia de otros temas anteriores sobre los que he escrito y he hecho recomendaciones generales, sobre este creo que cada uno debe tomar su propia elección, ya que se pueden encontrar aspectos positivos y negativos igual de válidos en ambos modos de practicar el running, incluso la valoración puede cambiar dependiendo de la persona y de las circunstancias.

La soledad del Corredor de fondo: El famoso relato de Alan Sillitoe ha generalizado durante décadas la idea del corredor de maratón como un atleta introvertido, sacrificado y rodeado de penurias, que encontraba en el correr no solo una forma de desplazarse más de prisa, sino una manera de escapar de su triste realidad. Ello sin duda ha calado entre algunas de las motivaciones más frecuentes que esgrimen los atletas y aficionados para correr de manera individual:

  • Prefiero correr solo con mis pensamientos, ordenando mi mente o escuchando música en un dispositivo digital, alejado de todo. Es mi momento para estar a solas sin que nadie me fastidie.
  • Siempre hago la ruta, distancia y rutina que me apetece, corro sin compromisos y no dependo de nadie.
  • De modo individual y sin ayuda uno desarrolla muchos más valores de esfuerzo, sacrificio y superación que luego podrá aplicar al deporte y a otros aspectos de su vida.
  • Mejor solo que mal acompañado: a muchas personas introvertidas no les apetece socializar por obligación, adicional a que en todos los ámbitos de la vida, hay personas con quienes no tenemos una conexión natural ni queremos crearla.
  • Puedo ir a mi propio ritmo en todo momento, sin tener que forzar a ritmos más rápidos de los que debo. O por el contrario, tener que frenarme para ir al de compañeros más lentos que me atrasan en mi preparación.
  • A diferencia de otras actividades, el running no se trata de un deporte de equipo, y si se compite de manera individual, hay que entrenarlo de igual manera ya que durante la competencia -aunque rodeados de gente- estaremos realmente solos.
  • No soporto quedar a una hora determinada y tener que esperar a gente que siempre llega tarde.

running2Todo es mejor en Grupo: Del otro lado, correr en grupo es defendido por motivos igual de válidos:

  • La motivación para levantarse temprano o llegar a un entrenamiento es mayor al tener un compromiso previo y saber que encontraremos a compañeros en idéntica situación.
  • El apoyo del grupo es fundamental, en el mismo socializaremos con un valioso intercambio de nuevas amistades, conocimientos y experiencias relativas al mundo del running, consejos sobre entrenamiento y técnica, sobre material deportivo, eventos y pruebas, viajes, lesiones y temas médicos, etc.
  • El correr con otros compañeros es más ameno y divertido que hacerlo solo por las anécdotas, bromas y los entrenamientos, sobre todo si son de fondo, pues se hacen más cortos y llevaderos.
  • Es más seguro correr acompañado, especialmente en horas de la madrugada y noche, en sitios aislados, zonas rojas conflictivas, áreas de montaña y trail, pues ante cualquier lesión o problema, el compañero/os podrán auxiliarnos. Este aspecto cobra importancia en corredoras femeninas, porque lamentablemente son las destinatarias más frecuentes de vejaciones físicas y verbales por falta de cultura deportiva existente en parte de la población.
  • El tener compañeros con los que medirnos y acostumbrarnos a ritmos y distancias que no son los nuestros nos harán ir mejorando, al exigirnos cada vez más.
  • Si los entrenamientos son excelentes, mucho mejor es la convivencia posterior con los estiramientos y momentos para compartir, o comer juntos.

Se puede concluir, que correr solo como hacerlo acompañado tiene sus ventajas e inconvenientes y la elección del modo de hacerlo es personal, dependiendo del momento concreto y del estado de ánimo del sujeto. Tener un balance entre ambas modalidades creo es lo ideal, sin cerrarse en la “soledad del corredor de fondo”, ni tampoco caer en la necesidad de tener que correr con alguien porque no tendré la voluntad o capacidad de hacerlo solo.

Hay atletas entre los que me incluyo, a quienes nos gusta compartir con fotos, gráficas y lujo de detalle nuestras experiencias, planes de preparación, vivencias, estados de ánimo, incluso las lesiones que eventualmente sufrimos, utilizando para ello páginas web o blog personales, así como redes sociales al estilo facebook o twitter. Hacer del conocimiento de amigos, atletas conocidos y hasta de terceros, nuestros logros, fracasos, anhelos y sentimientos íntimos es una forma muy fuerte de motivación, pues uno en cierto modo ya no entrena o corre solo para sí mismo, sino para toda esa comunidad cibernética donde encuentra apoyo y comprensión.

Por el contrario, otros atletas prefieren pasar inadvertidos y guardan celosamente sus métodos, rutinas de entrenamiento, enfermedades o estado físico, intentando quizás, sorprender a sus rivales y no compartir información que consideran privilegiada o sencillamente porque son introvertidos. Creo que cada postura es muy respetable y mientras que cada uno se sienta bien con lo que hace, todo tiene cabida.