sexualidad1Por: Yaribeth Vásquez

El VIH/SIDA se ha convertido en un verdadero reto a nivel mundial: Disminuir la cantidad de casos que se registran anualmente; lograr que las personas que padecen esta enfermedad tengan acceso a los tratamientos que le pueden garantizar una mejor calidad de vida y reducir los niveles de discriminación que aún existen contra los pacientes con VIH/SIDA.

El último registro emitido por Probidsida revela que desde septiembre de 2009 a septiembre de 2010 se reportaron 847 nuevos casos de SIDA y se estima que debe haber unas 20 mil personas viviendo con la enfermedad en el país.

Según datos del Ministerio de Salud, las regiones con mayor incidencia de casos son Colón (41.6 casos por cada 100 mil habitantes), Panamá Metro (40.7 casos por cada 100 mil habitantes) y San Miguelito (29.3 casos por cada 100 mil habitantes).

Lo más alarmante es que, según la Organización Mundial de la Salud, la mayoría de las personas infectadas no saben que lo están y continúan transmitiendo el virus, además de que no reciben de forma temprana el tratamiento que les ayudaría a tener una mejor calidad de vida.

sexualidadCampaña
Ante este panorama, la campaña lanzada en Panamá este año se ha centrado, según la Fundación Probidsida, en educar a las personas a través del desarrollo de charlas de sensibilización que invitan a las personas a efectuarse la prueba de VIH.

Estas charlas que se están efectuando a través de convenios con empresas, agrupaciones, asociaciones, escuelas y demás entidades del sector productivo del país, han demostrado tener una efectividad comprobada, pues cerca del 95% de los asistentes a estas charlas se realiza la prueba y sigue los tratamientos que brinda Probidsida.

“La importancia de detectar a las personas que portan el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH) radica en que permite evitar que el portador continúe transmitiendo el virus. Además, puede recibir tratamiento temprano para no contraer enfermedades mortales por la debilidad de su sistema inmunológico”, expresó el presidente de Probisida, Orlando Quintero.

Una población vulnerable
El universo de los niños y adolescentes panameños son parte de la población más vulnerable. Prueba de ello es que más de mil niños menores de 15 años viven con el VIH en Panamá, la mayoría de ellos contrajo la infección a través de sus madres: durante el embarazo, el parto o el amamantamiento.

Por otro lado, los registros develan que existen otros 8 mil niños panameños que han perdido uno o ambos padres por el SIDA.

Para evitar este flagelo, se han unido el Ministerio de Salud, UNICEF y Probidsida para difundir masivamente la campaña “Tu Mejor Prueba de Amor” que motiva a las mujeres embarazadas a realizarse la prueba de VIH para que las autoridades y expertos en la materia puedan brindarle atención inmediata a fin de minimizar los riesgos de contagio al feto o infante.

Avances notorios
La pelea contra el VIH/SIDA parece de nunca acabar y a veces da la impresión que poco se avanza, pero la realidad es otra totalmente diferente.

Después de casi 30 años de lucha, vemos resultados que hablan por sí solos y demuestran que todo lo que se está haciendo a nivel mundial está logrando ponerle un freno a esta enfermedad que ha acabado con tantas vidas.

La Naciones Unidas para la lucha internacional contra el sida, ONUSIDA, emitió un informe este año en donde se detalla que las muertes por las diferentes enfermedades que causa la infección se han reducido un 21% en los últimos seis años y los casos de contagio cayeron en la misma proporción.

El número de fallecidos descendió el año pasado hasta los 1,8 millones, una cifra nada despreciable, pero bastante menor de los 2,2 millones por año que se registraban anualmente en la década anterior.

Los expertos atribuyen estos logros a los programas que se han desarrollado a nivel mundial para llevar medicación antivírica a los países más empobrecidos, pero advierten que el trabajo pendiente, con las cifras de infectados que se manejan, es todavía inmenso.
Cifras de ONUSIDA indican que, en países de bajos y medianos ingresos, 47% de las personas que necesitan tratamiento tienen ahora acceso a los medicamentos antirretrovirales que no sólo salvan vidas, sino reducen el contagio.

A finales del año pasado, la cifra de afectados rondaba en el planeta los 34 millones de personas y se estima que el 53% de los pacientes no cuentan con tratamientos para la enfermedad. Siguen registrándose estigmas asociados a la infección y hace falta reforzar las normativas en materia de derechos de los pacientes con VIH/SIDA.

Quiere decir que, aunque hemos tenido avances notables en la lucha contra el VIH/SIDA, aún quedan muchas cosas por hacer. Súmate a esta campaña y hazte la prueba periódicamente.